En medio de gran hermetismo los fiscales de Villa Ángela Sergio Ríos y Gisela Oñuk, encabezan un allanamiento en la mansión que se le adjudica a la intendenta de Enrique Urien Liliana Pascua en el marco de una investigación por presunto enriquecimiento ilícito, artículo 260 del Código Penal, según pudo saber NORTE. La funcionaria se encuentra en la casa siguiendo el procedimiento.

El procedimiento fue ordenado por la jueza de Garantías Yolanada Alvarenga de Gómez Samela, por una causa que se ventila contra la jefa comunal que además está bajo la lupa de la justicia federal por el presunto manejo irregular de viviendas que fueron distribuidas entre sus familiares.

Los fiscales Ríos y Oñuk se hallan en el lugar, dirigiendo la pesquisa con el apoyo de varias unidades policiales.

El caso denunciado

El diputado radical Alejandro Aradas, estuvo con Bruno Emanuel Ayala, un vecino de Villa Ángela que, según las facturas del Municipio de Enrique Urien, habría cobrado entre los meses de septiembre y diciembre del año 2014 una suma superior a los 450 mil pesos, por obras realizadas «en viviendas rurales» ($65.233), «pavimento urbano» ($37.800), «elaboración de proyecto de parque» ($10.600), «obras en viviendas con provisión de materiales y mano de obra» ($82.700), «proyecto más cerca» ($26.000), «trabajos realizados en predio del Ferrocarril» ($63.600), «pavimento urbano» ($82.966), «obras en viviendas con provisión de materiales y mano de obra» ($40.297), «obra en viviendas» ($30.000), «pavimento urbano» ($18.000).

Si bien las facturas llevan el nombre de Ayala, el hombre aseguró en diálogo con el legislador que nunca recibió dinero por parte del municipio. «Yo me enteré que estaban estas facturas, pero nunca recibí ni un peso».

«Desde el municipio de Enrique Urien, falsearon documentación a tu nombre, para justificar $82.700, que no tenés idea a dónde fue», le dijo Aradas al vecino que denunció las irregularidades.

Fuente: Diario Norte