Un importante número de trabajadores y jubilados municipales se autoconvocaron en la tarde del miércoles en la sede del Sindicato de Trabajadores Municipales, para brindar su apoyo al Secretario General de la organización, Jacinto Amaro Sampayo, y a la Comisión Directiva que lo secunda.

La intención de los afiliados fue brindar el acompañamiento al líder sindical, ante la crítica situación que vive el STM ente la persecución que viene soportando por parte del intendente municipal, Gustavo Martínez.

Ante la convocatoria espontánea, se dirigió a los presentes el Secretario Adjunto Darío Sardi, quien planteó la situación que se está atravesando, dejando en claro que la Comisión Directiva actual tiene mandato legal vigente, y explicó las distintas adversidades que sufren a partir del avasallamiento del Eejecutivo Municipal.

A su vez, el dirigente Facundo Sampayo, instó a los presentes y al resto de los afiliados, a no bajar los brazos en esta instancia y recordó justamente la historia de lucha que pueden exhibir los municipales de la mano de su padre, Jacinto Sampayo, que los llevó a ser el gremio más fuerte de la provincia y a ocupar lugares de trascendencia en la sociedad chaqueña.

Por último, Jacinto Sampayo agradeció el apoyo, manifestó que necesita del acompañamiento de todos los municipales, y también recordó las distintas gestiones de intendentes que pretendieron soslayar la presencia sindical, pero que nunca pudieron debido a la unión de los trabajadores, base de cualquier conquista sindica.

Dijo no estar “borrado”, que está firme en su cargo, pero imposibilitado judicialmente de desarrollar su tarea como lo hacía habitualmente, visitando distintas dependencias municipales. También varios afiliados hicieron uso de la palabra, pidiéndole que los siga guiando y que encabece esta lucha para seguir dignificando al trabajador comunal.

“Velas frente al municipio”

Luego de este encuentro, los trabajadores y jubilados autoconvocados, decidieron marchar desde la sede del STM hasta las puertas del Municipio de Resistencia, con el fin de dejar velas prendidas, como símbolo de la necesidad que se iluminen los funcionarios municipales y respeten a las instituciones, al trabajador, y al Sindicato; para que cada engranaje de esta gran estructura funcione libremente, sin la intromisión o la cooptación política a través de las amenazas o la fuerza física, generando una represión sutil como ocurre actualmente.