Desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia condenamos la decisión del intendente municipal Gustavo Martínez de convocar a la totalidad de los trabajadores a prestar servicio dejando sin efecto el sistema de guardias mínimas que se estaba llevando a cabo.

Esta decisión irracional se contrapone con las decisiones de los gobiernos nacional y provincial que limita la asistencia de trabajadores estatales en virtud de la crítica situación sanitaria que estamos atravesando como consecuencia del permanente incremento de casos de COVID-19.

El Intendente pretende transformar el Municipio en un foco de contagio hacinando a trabajadores que están imposibilitados de cumplir con una de las reglas básicas de prevención en esta pandemia que es el distanciamiento social.

En una actitud genocida no sólo toma decisiones de esta naturaleza que se dan de lleno con la coherencia sino que también genera una aglomeración de personas en el ingreso y egreso de trabajadores que deben marcar su ingreso y egreso en el mismo horario generando interminables e innecesarias filas.

Es sabido que la infraestructura municipal no está capacitada para soportar la cantidad de personas que prestan funciones a las que debemos sumar cerca de 300 más que ingresaron en los últimos tiempos de esta gestión.

Como organización sindical pedimos racionalidad y no medidas cómo estas que sólo demuestran el desprecio que esta gestión tiene con el trabajador comunal.

Fuente: Prensa STM