Vivimos semanas complicadas, la pandemia que, lamentablemente, sigue en ascenso: con 530.000 contagios, de los cuales se han recuperado 400.000, y 11.200 fallecimientos. Pareciera que nuestro país se ha relajado en todos los sentidos y el que muestra claramente que no se relaja es el Covid- 19. Provincias donde se habían registrado pocos contagios, hoy ya están a la altura de la provincia de Buenos Aires y Chaco que eran las más complicadas.

Como si esto fuera poco, arrancó una práctica que se está poniendo de moda, la toma de terrenos, en varios lugares del país, sobre todo, en la provincia de Buenos Aires. La problemática de tierra en la provincia que es gobernada por Axel Kicillof, no es nueva, más de 16.000.000 de habitantes, muchos de ellos concentrados en el primer cordón.

Esta problemática debe ser tratada con suma urgencia por las áreas pertinentes, como así también condenar y denunciar esta modalidad que genera enfrentamientos y problemas judiciales varios, para los que lo hacen, muchas veces engañados por punteros u organizaciones sociales.

Llamó mucho la atención lo que dijo la Ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, “que no era un tema de seguridad”, cualquier elemento que rompe con las leyes y con nuestra Constitución en perjuicio de otra persona o bienes, es seguridad. Eso no ayuda, como tampoco ayuda las denuncias y peleas, entre el Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, y dos Secretarios de Estado: Jorge “Chino” Navarro (Secretario de Relaciones Políticas y Parlamentarias), que depende de la Jefatura de Gabinete, y Emilio Pérsico (Secretario de la Economía Social), que está bajo la dependencia del Ministerio de Desarrollo Social. Esas peleas, esos dislates, esas dudas, esa falta de claridad, es un caldo de cultivo para los que se aprovechan de las necesidades de la gente.

El reclamo policial bonaerense, como todo reclamo de aumento de salarios, es justo. La presencia de efectivos policiales en la quinta presidencial no es algo menor, este hecho lo repudio. El reclamo debe hacerse donde corresponde y no en Olivos. Las fuerzas policiales deben subordinarse a las autoridades elegidas democráticamente.

Para cerrar el convulsionado miércoles 9, el presidente Alberto Fernández anuncia la quita de un punto de coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para cedérselo a la provincia de Buenos Aires, tratando de apagar el fuego con nafta, violando la Constitución y generando un contundente rechazo de todos lo que creemos en las instituciones y las funciones para las que han sido creadas.

Creo en el diálogo para poder establecer consensos, todos los que somos políticos, aun a riesgo de que te digan tibio, o lo que sea, debemos tratar de calmar las aguas, bajar un cambio, seguir intentando. Porque si no, como decía el gran Gandhi, “ojo por ojo y el mundo quedará ciego”.

La responsabilidad mayor es, sin dudas, de quien gobierna, debe respetar los pasos administrativos y legales, es la primera señal de que interesa que las cosas salgan por consenso. La imposición, el avisar un minuto antes por mensaje, no es la manera.