Como jóvenes militantes de la UNION CIVICA RADICAL debemos manifestar nuestra PREOCUPACION y REPUDIO a la actitud persecutoria y provocante de efectivo de la fuerza policial contra chicas y chicos de la JUVENTUD RADICAL del Comité Capital, sufrida en un espacio público y abierto, sin razones ni motivos que la justifiquen.

Nuestros amigos de la JR Capital durante una charla informal en la Laguna Arguello, manteniendo la distancia y en el marco del DISTANCIAMIENTO que nos impone esta pandemia fueron abordados por efectivos de la Policía del Chaco, interrogándolos por el motivo de su presencia en el lugar y por sus datos personales, siendo a ellos únicamente a los que obligaron a dar esa información, siendo que en ese parque urbano, en ese momento, cientos de personas de distintas edades estaban al aire libre realizando diversas actividades.

Nos preocupa que el Estado pretenda ejercer un control sobre las acciones que en DEMOCRACIA se realizan desde el espacio político de la JUVENTUD RADICAL. Los límites al poder estatal los marca la Constitución Nacional y como militantes del Radicalismo pregonamos su plena vigencia, aun en tiempos de pandemia y de excepciones nacidas en el marco de la Ley.
Pero NO consentiremos abusos ni restricciones de derechos, tal como lo sucedido con nuestros correligionarios en la Laguna Arguello, que debieron dar explicaciones por su presencia en un ámbito público (debidamente autorizado) y con las medidas de prevención adecuadas (distancia y uso de barbijo).

Hoy las calles no se pueden habitar, pero las injusticias y las desigualdades se siguen profundizando, y eso se siente a flor de piel en los cuerpos de los jóvenes. Que por más que nos lo pidan, nos rueguen, o nos obliguen, no podemos quedarnos quietos y seguiremos haciendo lo que nos moviliza; la militancia NO cambio en la cuarentena, al contrario, es en este momento donde más tenemos que estar poniendo en cuerpo.

Solange Rosales

Agustina Fernández Gariboglio

Damaris Romero Fenske