El joven profesor desde la presidencia del concejo presentó 172 proyectos vinculados a la participación activa de los vecinos y beneficios barriales para toda la comunidad aún siendo un año atípico y difícil atravesado por pandemia covid-19.

El titular del poder legislativo local de Pampa del Infierno profesor Mauro Montenegro repasó los principales ejes de su gestión legislativo en 2020, donde comento que presentó 172 proyectos en las cuales 90 ordenanzas, 38 resoluciones y 25 declaraciones fueron aprobadas en el seno del concejo municipal, todos de su autoría.

La pandemia impacto en cada uno de los vecinos, y nos obligó a replantear estrategias para seguir vinculados y así seguiremos trabajando para construir la ciudad que queremos, priorizando los intereses de los barrios y defendiendo todos los derechos de los vecinos, analizó.

El édil dijo, no puedo dejar de contar que fue una nueva experiencia en mi vida, nunca había ocupado un cargo público electivo, y que por su edad se decía de la posible inestabilidad institucional, que resultó ser todo lo contrario.

El joven edil impulsó diferentes iniciativas referidas a la inclusión y los derechos de las personas con discapacidad, e insistió con la capacitación de lenguas de señas. Entre las ordenanzas aprobada más importantes fueron la Ley Micaela, El Parlamento Juvenil, El Foro Ambiental, Espacios Recreativos Barriales, Huertas Comunitarias, Más Hogares Verdes, Escuela de Oficio Municipal, Vecino Cumplidor, Observatorio para el Adulto Mayor, Comisión Para Actos Patrios,, entre otros.

De cara al 2021 el legislador insistió en seguir trabajando con un concejo abierto, activo y una labor en equipo, porque solamente así se puede construir la ciudad que queremos, priorizando los intereses de los barrios y defendiendo todos los derechos de los vecinos, sostuvo.

Montenegro resaltó «la importancia de construir consensos en medio de las diferencias, sobre la base del diálogo, porque de ningún modo podremos salir de este momento sin aunar esfuerzos y sin llegar a acuerdos que, en definitiva, nos beneficien a todos los pampeños.