En la mañana del jueves, más de un centenar de trabajadores de salud pública se congregaron primero en el Hospital Perrando y luego en el Pediátrico, continuando con su plan de lucha en busca de soluciones urgentes por parte del gobierno provincial.

Esta jornada de protesta fue convocada y llevada a cabo por la Asociación de Profesionales, Técnicos y Auxiliares de Salud Pública (APTASCH), y se llevó a cabo en el marco del primero de los dos días de paro que decretó el gremio.

La concentración fue masiva, con participación de trabajadores sanitarios de diferentes servicios de la salud pública provincial, que reclaman por una urgente recomposición salarial, pago de aumentos salariales en blanco y acordes al incremento del costo de vida, aumento de la bonificación por riesgo de salud, el fin de los montos en negro, y terminar con la precarización laboral que afecta a miles de trabajadores.

En la ocasión, el Dr. Ricardo Matzkin, Secretario General de APTASCH, detalló que “continuamos y consolidamos semana a semana nuestra lucha contra un gobierno insensible, que ignora adrede la importancia y la labor de los trabajadores de salud pública, y nos condena a la pobreza al otorgar incrementos salariales miserables”.

“Se llenaron la boca hablando de lo héroes que fuimos los trabajadores de salud en el marco de la pandemia, para luego borrar con el codo sus propias expresiones al no darnos lo que nos corresponde por derecho. Somos esenciales para enfrentar la pandemia, pero totalmente descartables a la hora de reconocernos el trabajo”, agregó.

En referencia al pliego de reclamos que lleva adelante APTASCH, Matzkin volvió a detallar que “la recomposición salarial es urgente e imprescindible, y a la par, también seguimos pidiendo por la regularización y pase a planta de compañeros precarizados, que están poniéndose al hombro servicios fundamentales para la salud pública sin tener cobertura alguna, y ganando sueldos de miseria que ni siquiera lleva a cubrir, en muchísimos casos, la canasta básica alimentaria”.

“Es decir, se condena al trabajador no solo a la pobreza, sino directamente a la indigencia”, añadió.

Finalmente, luego de presentar diferentes propuestas y someterlas a votación con los trabajadores, APTASCH decidió que volverá al paro por 48 horas los días martes 30 y miércoles 31 de marzo, con nuevas movilizaciones y concentraciones.

También en el interior

Al igual que en cada jornada de protesta de APTASCH, el interior provincial también se hizo sentir, y se llevó a cabo manifestaciones en diferentes puntos de la provincia como ser Sáenz Peña, General San Martín y Pampa del Infierno, y centros de salud y hospitales del área metropolitana como Fontana y Barranqueras.

En todos ellos se concentró una importante cantidad de trabajadores que llevaron las banderas de los mismos reclamos, pidiendo al gobierno que “deje de ignorar a los trabajadores” y que “de respuestas inmediatas y concretas para que ni la salud pública ni los trabajadores sigan agonizando”.