En un acto con Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y los socios porteños de Juntos por el Cambio, se presentó oficialmente la candidatura de María Eugenia Vidal.

Se anunció una lista de unidad y en los próximos días se conocerán los nombres.

Se termina el misterio: María Eugenia Vidal presentó su candidatura a diputado por la Ciudad de Buenos Aires, en un acto que contó con las presencias de Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y los líderes de los partidos que integran Juntos por el Cambio en Capital, en una escenificación de la lista de unidad que presentará la principal fuerza opositora en el distrito tras el renunciamiento de la jefa del PRO.

Así, comienza a tomar forma la estrategia que se planteó el jefe de Gobierno para sentar las bases de su liderazgo en JxC y avanzar con más fuerza hacia el proyecto presidencial para 2023 a partir de la instalación de candidatos propios para encabezar las listas en Capital y Provincia de Buenos Aires.

En los últimos días se multiplicaron las reuniones para conformar la nómina de diputados y legisladores porteños, donde el jefe de Gobierno deberá contentar a todos y darles lugares expectables a los candidatos propuestos por el ala dura de Bullrich, la UCR, la Coalición Cívica, el Partido Socialista y Confianza Pública.

En el sector radical de Martín Lousteau impulsan al periodista Martín Tetaz como segundo candidato de Vidal. “Creemos que hay una gran necesidad de reforzar el discurso económico y está en sintonía con el trabajo que viene haciendo Martín de ampliar el radicalismo, modernizarlo y atraer figuras que lo renueven y le den otro aire a Juntos por el Cambio”, admiten en la UCR.

Las últimas versiones sobre el resto de la lista consignaban que Paula Oliveto, de la Coalición Cívica, iría en el tercer lugar de la lista; Fernando Iglesias, propuesto por el ala dura del PRO, como cuarto candidato, y Graciela Ocaña, que busca otro mandato legislativo, en el quinto puesto.

Lanzada Vidal en el distrito donde comenzó a hacer política, Rodríguez Larreta opera contrarreloj para cerrar un acuerdo bonaerense que haga desistir a Jorge Macri, intendente de Vicente López, de presentar una lista propia en las PASO que compita con la nómina del PRO liderada por Diego Santilli, vicejefe porteño.

La presentación porteña tuvo lugar en un salón cerrado del barrio de Palermo, sin la presencia de medios periodísticos, y acompañaron a Vidal, además de Rodríguez Larreta y Bullrich, por el PRO, los radicales Martín Lousteau, Emiliano Yacobitti y Mariela Coletta, los referentes de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro y Paula Oliveto, el socialista Roy Cortina y los líderes de Confianza Pública, Graciela Ocaña y Diego García Vilas.

Los oradores fueron Bullrich, Ferraro, Lousteau, Rodríguez Larreta y el cierre estuvo a cargo de Vidal, que concentró su discurso en explicar por qué será candidata en Capital, cuestión que mantuvo en vilo durante meses a la dirigencia de Juntos por el Cambio ante la indefinición de la ex gobernadora acerca de si sería candidata y, en ese caso, en qué distrito lo haría.

Mauricio Macri era partidario de que Vidal compitiera en la Provincia porque consideraba que era la candidata más fuerte para enfrentarse al kirchnerismo, pero ella no quería volver a la política en el distrito bonaerense.

Pesaron en su decisión el desgaste por sus cuatro años de gestión como gobernadora y la sensación de que una derrota ante el Frente de Todos iba a debilitar sus planes para disputar la Presidencia en 2023.

Aunque dentro del PRO y de la UCR hubo cuestionamientos a su mudanza electoral porque la consideraban la mejor candidata, pesó la decisión de Vidal de dejar la Provincia y, a la vez, eso le permitió a Rodríguez Larreta encontrar una alternativa ideal para frenar el avance de la postulación de Bullrich en la Ciudad, que, supuestamente alentada por Macri, amenazaba con disputarle el liderazgo en su propio distrito.

Formalmente, el argumento de Rodríguez Larreta fue que, según las encuestas, la postulación de Vidal permitía obtener votos en franjas más amplias del electorado porteño y que Bullrich, en cambio, retenía a los votantes antikirchneristas a ultranza, pero no podía crecer entre los sectores moderados.

Sin explicitar su resolución, Vidal dio señales de cuáles iban a ser sus próximos pasos: se mudó al barrio porteño de Recoleta, eliminó de su perfil de Twitter la mención “orgullosamente bonaerense” y, sobre todo, le pidió a Rodríguez Larreta tener presencia en el gabinete porteño con dirigentes de su confianza.

Ya estaría definido que Gustavo Ferrari será ministro de Justicia de la Ciudad (cumplió la misma función al lado de Vidal en la gobernación bonaerense) cuando Santilli desembarque en la Provincia de Buenos Aires y se modifique la Ley de Ministerios porteña (esa cartera se desdoblará de Seguridad) y Emmanuel Ferrario, actual secretario de Asuntos Estratégicos y ex funcionario de Provincia, ocuparía la Secretaría General.

En el acuerdo porteño de JxC fue decisivo el renunciamiento de Patricia Bullrich a enfrentarse con Vidal en las PASO: la jefa del PRO logró así, más allá de los lugares en las listas de la Ciudad y de Provincia, un mayor predicamento en toda la coalición y está piloteando las postulaciones de la oposición en todo el país.

En los próximos comicios legislativos se renovarán 13 bancas de diputados nacionales de la Ciudad, de las cuales Juntos por el Cambio pondrá en juego 10 (5 corresponden al PRO, 3 a las UCR y 2 a la Coalición Cívica), mientras que en la Legislatura porteña, el larretismo buscará mantener los 20 escaños que tiene hoy (10 del PRO, 4 de la UCR, 3 de la Coalición Cívica, 2 de Confianza Pública y 1 del Socialismo). Ampliar ese poder actual es el enorme desafío que le espera a Vidal en su regreso a la política desde su distrito de origen.

Fuente: Infobae