Así lo afirmó el miembro del comité de circuito de la UCR de la ciudad portuaria, Jonathan Roa quien declaró: “Entendimos el mensaje de los vecinos de 2019, querían un cambio sentían que había un modelo agotado, y en este sentido los radicales somos muy autocríticos, la gestión de Azula pudo haber sido una de las mejores, pero todo tiene un final y la democracia tiene la virtud, de darle a los ciudadanos la posibilidad de expresarse a través de las urnas y así lo hicieron”.

“El 14 de octubre de 2019 para los radicales de Barranqueras comenzó otra historia, sabíamos que en diciembre de ese año se terminaba nuestra estadía en el gobierno municipal, pero personalmente me pregunté y le pregunté a quienes me rodeaban ¿Qué hacemos para volver? Porque los vecinos saben que los gobiernos peronistas en nuestra ciudad no siempre tienen las mejores actitudes ni acciones, por ende, presentíamos que ese resultado podría revertirse”.

“Cómo era de esperarse, así sucedió y el domingo pasado la lista 503 A encabezada por Juan Carlos Polini y Leandro Zdero, logró imponerse a la 503 B, esta última trabajada por Alicia Azula. Los barranquerenses nos volvieron a decir que ese no es el camino, pero que tampoco están de acuerdo con la nueva gestión kirchnerista que hoy nos gobierna, ya que la suma de los votos obtenidos por el frente Chaco cambia supera al oficialismo, lo que nos da la esperanza de convertirnos en la verdadera alternativa en 2023”.

“Obviamente que esto fue un trabajo en equipo y destaco, principalmente a Carina Batalla, que tal como lo describe su apellido es una luchadora preparada para todo, en este caso sólo fue cuestión de sentido común y de realizar las tareas que todo político debe hacer, estar al lado de su pueblo el que lo eligió, el que lo necesita, no apareciendo una semana antes para entregar el voto, la labor es estar todos los días presentes en cada casa, en cada barrio, en cada institución y así lo hicimos, una semana después de que todo comenzó a suceder, podemos decir que el esfuerzo valió la pena”.

“Asimismo, es preciso mencionar que nada hubiese sido posible sin la confianza depositada en nosotros por parte del Dr. Rozas, quien nos vio como sus soldados, le propusimos un proyecto y el confía en eso, pero como a las palabras se las lleva el viento, era necesario devolver con hechos, acá estamos pensando en el 2023 pero sin descuidar el 2021 y por eso fue inevitable, que consigamos un triunfo el 12 de septiembre”.
“Por otro lado, quien merece todo el reconocimiento es el Dr. Picón, su humildad y vocación fueron las claves para que los vecinos de Barranqueras nos abran sus puertas, es la prueba exacta de que, si uno hace las cosas bien, recibe lo que da y con creces”.

“Estamos muy agradecidos, por quienes nos dieron la oportunidad desde el partido, desde sus hogares, pero especialmente desde los nuestros, Carina Batalla tiene detrás una enorme familia que jugó como si esta fuera la última elección. Por mi parte, me encuentro formando una familia por ahora de dos, donde se respira política las 24 hs del día, donde se siente la compañía por más de que uno salga bien temprano de su casa y vuelva muy tarde, nos une el amor, pero también la causa, de construir la alternativa, una ciudad mejor, una provincia inclusiva y un país que nos permita cumplir nuestros sueños”.