Luego de que lo resolviera Salta, ahora Misiones desdobló su elección provincial. Por otro lado, Santiago del Estero y Corrientes deben hacerlo porque eligen gobernador.

Alberto Fernández y Jorge Capitanich analizaron el nuevo panorama en Olivos y coincidieron que la suspensión de las PASO había perdido sentido, según consigna el portal El Destape.

El presidente Alberto Fernández y el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, coincidieron en Olivos que la propuesta de suspender las PASO por única vez debido a la pandemia perdió sentido dado que ya Salta y Misiones anunciaron que desdoblarán sus elecciones provinciales, camino que seguirán -al menos- Santiago del Estero y Corrientes, que tienen que elegir gobernador. Es decir, de los diez gobernadores del norte que unos días atrás le habían reiterado su reclamo en La Rioja, por lo menos cuatro harán sus propios comicios con el correspondiente gasto y movimiento de gente. “La verdad que ya no tiene lógica que sigamos reclamando la suspensión si en las provincias hacemos todo lo contrario. Es cualquier cosa la actitud de los gobernadores”, comentaban cerca de uno de los jefes provinciales. La propuesta debe ser discutida por el Congreso pero la visión era que seguramente, dado el nuevo panorama, no llegará al recinto.

La idea de suspender las PASO por única vez nunca terminó de convencer a la totalidad del Frente de Todos y, menos, a la conducción de Juntos por el Cambio. En el kirchnerismo no cuajó el argumento del ahorro y que se calificara una elección como gasto. También había motivos políticos para defender las primarias, que les permite un mayor margen de negociación para las listas con gobernadores e intendentes. En el macrismo, en tanto, en esta ocasión defienden las PASO como una forma de resolver sus diferencias internas y, principalmente, para perjudicar a la derecha libertaria, que amenaza con quitarle varios puntos. Las primarias suelen perjudicar a las fuerzas más chicas porque las generales se terminan polarizando entre quienes tienen posibilidades de ganar.

Frente a estos cuestionamientos quienes se mantenían firmes eran los 22 gobernadores que en diciembre pasado le plantearon al Presidente la idea de la suspensión en Olivos y luego presentaron un proyecto en la Cámara de Diputados. A la cuestión del gasto en un año de crisis, le agregaron el argumento sanitario que implica el movimiento de gente no sólo del día de elecciones sino también durante la campaña previa. Además de que las vacunas se demoran y es una incógnita saber cuánta gente estará inmunizada hacia mitad de año, los especialistas auguran la llegada de la temida segunda ola de contagios para los primeros días fríos de marzo-abril.

Pero estas elaboradas argumentaciones se fueron al diablo en cuanto los gobernadores comenzaron a actuar de acuerdo a su conveniencia y empezaron a desdoblar elecciones. Es decir, en vez de reducir el calendario empezaron a multiplicarlo. Primero fue el salteño Gustavo Sáenz, quien al menos tenía un motivo más o menos defendible que es que en su provincia se elige a través de voto electrónico, por lo que estaba obligado a convocar por separado. En verdad, también podría haber hecho una excepción y votar este año de manera convencional para unificar los comicios. No lo hizo y llamó a votar el 4 de julio.

Curiosamente, Sáenz fue uno de los que llevó la voz cantante en el encuentro en La Rioja de días pasados, cuando los diez gobernadores del norte volvieron a la carga con la suspensión de las PASO. Justamente, una de las advertencias que deslizó allí el ministro del Interior, Wado de Pedro, era que los desdoblamientos le quitaban entidad al reclamo. Otro de los que habló fue Capitanich, quien desde el vamos se mostró como impulsor de la idea.

El lunes, el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, terminó por desdibujar el planteo al firmar el decreto con el que convocó a elecciones provinciales para el 6 de junio. Como Sáenz, el gobernador misionero también pertenece a una fuerza provincial aliada al oficialismo. Ante la incertidumbre del panorama nacional y de lo que suceda con las PASO, ambos optaron por desdoblar y asegurarse una elección local que entienden pueden manejar mejor. ¿La preocupación por la pandemia? Bien, gracias.

Hay versiones de que otras provincias seguirían el mismo camino. Se habla de Jujuy, también participante del encuentro en La Rioja. Pero, además, Santiago del Estero y Corrientes están obligadas a desdoblar dado que las constituciones provinciales establecen que la elección de las autoridades provinciales deben realizarse separadas de las nacionales. En las dos provincias eligen gobernador este año. Es decir, de los diez que le fueron con el planteo al Presidente hay al menos cuatro que harán sus propios comicios y podrían ser más.

Fernández recibió el martes a Capitanich en Olivos para anunciar asistencia financiera al Chaco para la construcción de 20 establecimientos educativos. Obviamente, hubo un repaso a la situación política en general y del proyecto de suspensión de las PASO en particular. El Presidente nunca quiso aparecer involucrado en el tema y le había pedido a los gobernadores reunir un mayor consenso, aunque accedió a colocar el proyecto en la lista de temas para tratar en las sesiones extraordinarias de este mes. El martes, ambos coincidieron que con estas convocatorias provinciales, más las que estarían por venir, la iniciativa perdió credibilidad. “Es difícil decir si tiene sentido insistir con la idea. Va a ser muy difícil reunir consenso en el Congreso cuando los propios gobernadores se desmarcaron de esa manera”, comentaba uno de los firmantes de la iniciativa.

Fuente: El Destape