Facundo Astudillo Castro, joven que en fecha 30 de abril del 2020 salió de su casa y jamás regresó. 4 meses después, siendo 15 de agosto del mismo año, se le da aviso a su familia que se halló un cuerpo con las características del joven desaparecido y que se encontraron también pertenencias del mismo, para lo que la madre se acerca al lugar identificado como un cangrejal, en Villarino Viejo. Hoy 2 de septiembre la Juez Federal Marrón confirmó que el cuerpo efectivamente era del joven Astudillo Castro.

Como jóvenes y con pesar en el alma, pedimos una vez más al pueblo argentino que no deje de pedir JUSTICIA por éste joven y por todos aquellos que han desaparecido, por los que mataron, por las jóvenes violadas y asesinadas. Levantemos la voz para que la Justicia Argentina responda a cada familia, como corresponde. La delincuencia ha tomando nuestras vidas de rehenes y hoy el justo está encerrado y el ladrón en la calle. Una muchacha no puede salir sola ni al kiosco, porque desaparece y la encuentras descuartizada (Caso Lorena Romero), una madre no puedo ir al Banco a buscar su cobro porque un loco la perseguida hacía ya tiempo y la justicia nunca actuó (Caso Camila Tarocco), un joven que salió un momento en la cuarentena LA POLICÍA LO ARRESTA, pero luego no saben como desapareció (Caso Facundo Astudillo Castro). Podría seguir relatando por horas la negligencia y el abuso de poder e impunidad de las fuerzas de “SEGURIDAD” del país, pero el corazón me duele con cada recuerdo.

Con la noticia del día, con la afirmación del hecho, nos dimos cuenta que un joven no puede tener libertad en este país, una joven, un muchacho, un hombre, mujeres y niños. Nadie está exento, todos corremos peligro a cualquier hora del día y en cualquier lugar, pero lo mas doloroso y que mas temor ahonda es que no podemos contar con nuestras FUERZAS DE SEGURIDAD, ya que son los mismo que nos la quitan.

Meses esperando que apareciera Facundo y hoy la sociedad, y sobretodo la juventud argentina, confirmamos nuestros peores temores: a Facundo lo mató la policía y el único responsable es el Estado. Hoy con Facundo también murió una parte de nuestra libertad.

Facundo fue víctima de la Policía que “ordena” Berni, de Estado que “conduce” Kiciloff y, tristemente, del partido que gobierna la Argentina y todas estas personas no sólo son responsables de la muerte de Facundo, sino que también son cómplices del silencio durante todos estos meses que esperamos encontrar a Facundo. En Argentina la violencia institucional es una aberración constante contra la democracia que no cesa y que en los últimos meses no para de incrementarse a niveles sumamente alarmantes.

Nos mata la policía y tenemos que luchar sin descanso y gritar bien fuerte, que el mundo se entere que en nuestro país están matando la democracia que ya tantas vidas nos costó.

Es esencial enviar un mensaje claro de no encubrimiento a quienes pudieran estar involucrados; pedimos una acción URGENTE, para exigir respeto por los derechos humanos, en este caso vulnerados de tantas formas posibles que nos llevan hasta un asesinato propiciado por las fuerzas de seguridad que deberían ser quienes nos cuidado nos buscan, pero terminan siendo quienes nos hacen desaparecer así sin más.. ¿en quién nos queda confiar? ¿En la justicia? O en los derechos humanos alineados según el gobernante de turno encubriendo a sus ineptos funcionarios; porque si nos les conviene «el pibe se perdió” o «le pasó algo ya va a volver».
La violencia institucional golpea nuevamente y debe ser condenada por todos. Por eso exigimos verdad y justicia. Siempre.
Todos pensábamos que la democracia traía consigo un cajón lleno de libertades y hoy a 35 años de la recuperación de la democracia vemos una vez más como ese cajón se ha cerrado llevando el sueño de un pibe más que desaparece en democracia torturado por la corrupción del ESTADO ARGENTINO.

NuncaMasDesaparecidosEnDEMOCRACIA #JusticiaPorFACUNDO #NadieMenos #NUNCAMAS