Contamos con un sistema sanitario devastado, con hospitales que se caen a pedazos, con supuestas inversiones millonarias para éste y, aun así, no podemos decir que está garantizado para nuestros ciudadanos el derecho de acceder a la salud. Y así como es mentira que el sistema sanitario se encuentra en condiciones para enfrentar una pandemia de tal magnitud; es también una mentira y quizás solamente una ilusión en la cabeza del gobernador, que estamos cerca de adquirir la “inmunidad de rebaño”; ya que muchos ciudadanos de riesgo hoy en día se encuentran sin recibir siquiera la primera dosis contra el Covid – 19, entre ellos algunos docentes, quienes no cuentan siquiera con el turno.

Los docentes, quienes deberían ser considerados, en el orden de prelación, unas de las primeras personas en ser vacunadas por el riesgo que asumen al estar frente a los alumnos, padres y la comunidad educativa en general, hoy no cuentan con las dosis necesarias para poder trabajar con tranquilidad y por supuesto, de igual manera, con los cuidados correspondientes.

De lo dicho por el gobernador, lo único que podemos afirmar como verdadero es que, efectivamente, sí somos un rebaño, el suyo. Somos parte de su rebaño ya que día a día vemos como se ven atropellados muchísimos derechos: el derecho a circular, el de aprender y enseñar, el derecho a trabajar en condiciones dignas y uno de los derechos fundamentales para preservar la vida humana, que es el de acceder a la salud.

Como es visto, los catorce años que llevan en el gobierno no fueron suficientes para poder mejorar nuestro sistema sanitario, y por tal motivo, ese derecho también se ve vulnerado.

El atropello sistemático a derechos fundamentales es notorio. Que la pandemia, no nos lleve a ignorar esa realidad.

Juan Sebastian Medina.
Presidente Juventud Radical- General José de San Martín