“Si yo no puedo cumplir esa misión, no siento que pueda aportar mucho a la política institucional. No nos ha ido bien por ahora y nuestro espacio deberá hacer una evaluación colectiva”, le dijo el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Juan Grabois, uno de los principales dirigentes sociales hasta ahora aliados con el Frente de Todos, amenaza con abandonar la coalición oficialista por la “tensión y decepción” que siente ante la conformación de las listas con vistas a las elecciones PASO, que cierran el último minuto de mañana sábado. También dejó saber su malestar con la política encarnada por el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

En las primeras horas de la tarde, entre los principales dirigentes de la Unión Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) circuló la versión de que el líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y referente del Frente Patria Grande había roto su alianza estratégica con el gobierno nacional. Al parecer, con el correr de los minutos, Grabois midió las consecuencias que ante la proximidad de las elecciones podría tener la noticia y decidió que lo mejor es realizar una “evaluación colectiva”.

Tal es el encono del dirigente social con la conformación de las listas, que hoy decidió abandonar las negociaciones que mantenía con dirigentes como el titular de la bancada oficialista en la Cámara baja, Máximo Kirchner, o Andrés “Cuervo” Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, y dejó en su lugar al diputado nacional por la provincia de Buenos Aires Federico Fagioli, un hombre que abreva en su espacio político.

Grabois es el dirigente que desde las organizaciones sociales y barriales más crítico se muestra ante “la inacción de ministros como (Martín) Guzmán y (Matías) Kulfas que no nos escuchan”.

—Nosotros como Frente Patria Grande seguimos siendo parte del Frente de Todos y seguimos luchando por que haya representación de los trabajadores más pobres y las personas que han sufrido en carne propia las múltiples exclusiones que produce este sistema, con una visión latinoamericanista que se defiende con el cuero como hicimos en las misiones internacionales. Si yo no puedo cumplir esa misión, no siento que pueda aportar mucho a la política institucional. No nos ha ido bien por ahora y nuestro espacio deberá hacer una evaluación colectiva, pero desmiento las versiones que están circulando sobre una ruptura.

—¿Pero amenaza con romper con la alianza gobernante?

—Hay tensión y decepción por la conformación de las listas y la política económica que lleva adelante el Gobierno.

Al menos cuatro dirigentes de la UTEP, conformada entre otros espacios por el Movimiento Evita y Barrios de Pie, le aseguraron a Infobae que Grabois “se está yendo del Frente de Todos enojado con Cristina Fernández de Kirchner y Alberto Fernández”.

Es decir, la amenaza del líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos existió. Tanto es así que las mismas fuentes afirmaban que si Grabois rompía lanzas con el Frente de Todos, de ninguna manera abandonaba los movimientos ni la UTEP, todo lo contrario. “Su pelea es para que haya más representantes de los movimientos, de los trabajadores, de los más necesitados en las listas de candidatos”, puntualizaron.

Según el entorno de Grabois, desde hace meses su gran apuesta fue fortalecer al oficialismo en las legislativas, desde los movimientos sociales y organizaciones barriales. Sin embargo, al menos hasta ahora, eso no se ve reflejado, por ejemplo, en los municipios, donde los intendentes se aferran a precandidatos a concejales de su confianza con vistas a las elecciones generales de 2023.

Grabois le pidió tanto al Presidente como a la vicepresidenta que salgan por ley el Salario Básico Universal (SBU). Por esa razón, se reunió, inclusive, con referentes de la oposición.

Ante la dualidad de acciones que obtuvo como respuesta desde la bancada del Frente de Todos que conduce Máximo Kirchner, solicitó, públicamente, “que el Presidente firme el SBU por decreto”.

Grabois no está solo en el reclamo. Cuenta con el apoyo de la UTEP, a la cual pertenecen varios dirigentes que ocupan cargos de importancia en varios ministerios, como Emilio Pérsico, Fernando “Chino” Navarro y Daniel Menéndez, entre otros referentes sociales.

Como anticipó Infobae, los movimientos sociales afines al Gobierno se retiraron de una reunión por Zoom con los ministros de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, de Economía, Martín Guzmán, y de Producción, Matías Kulfas, porque les limitaron la palabra y las intervenciones para discutir justamente las políticas sobre la economía popular.

Con la dura posición de Grabois -que no es la primera- y con el desplante a los ministros Daniel Arroyo, Martín Guzmán y Matías Kulfas, el Gobierno debe darse por enterado de que, a medida que pasan los meses, el equilibrio político que mantiene con estas organizaciones sociales -para que no vuelvan a tomar las calles en reclamos para los sectores más vulnerables- peligra.

Fuente: Infobae