Hace meses nuestro equipo está elaborando una propuesta de calidad para dirigentes. Hace más de 15 años que el Lebensohn trabaja con la mira puesta en incidir positivamente en la calidad de los liderazgos democráticos, creyendo firmemente en que ello redundará en una mejor representación política. Esto que digo está sumamente enlazado con nuestro convencimiento sobre la importancia de brindar instrumentos de gestión, que permitan a los líderes de hoy adquirir herramientas que los hagan capaces de conducir sus organizaciones en el complejo contexto del Siglo XXI.

Pensamos este programa como una propuesta para líderes que ocupen o hayan ocupado posiciones de liderazgo en el ámbito legislativo o ejecutivo de nivel nacional, provincial o municipal, pero también para líderes y referentes del mundo empresarial, sindical y de la sociedad civil. Porque estamos seguros de que van a encontrar en los sucesivos módulos novedosos conceptos, pero sobre todo, necesarios para la gestión.

Tomar decisiones con fundamentos de big data y análisis estadísticos, diseñar políticas públicas aplicando pensamiento sistémico, gestionar equipos de alto rendimiento; todas estas son algunas de las herramientas con las que van a contar los y las dirigentes que participen de nuestro programa.

Sabemos que nuestra Escuela para Dirigentes ofrecerá un programa de calidad porque vamos a contar con una plantilla de docentes sumamente especializados con los que aportaremos modelos, enfoques y experiencias en la implementación de políticas públicas.

Por último, como ya lo dijimos en nuestras redes sociales, la Escuela para Dirigentes es un vehículo para construir un espacio de diálogo interdirigencial que aporte a la acción concreta. Porque los desafíos de la Argentina se relacionan con los desafíos globales y precisan soluciones hoy, no mañana.

Estoy absolutamente entusiasmado, quiero que compartas este sentimiento conmigo. ¡Vamos a cambiar la Argentina!

*Hernán Rossi es presidente del Instituto Lebensohn.