El acuerdo alcanzado por los manifestantes y la cúpula policial para realizar el acto de ayer generó la furia del subsecretario de Abordaje Territorial, Gustavo Olivello, quien incluso protagonizó un altercado con un agente de la fuerza.
El funcionario es sindicado por los movimientos sociales y las organizaciones movilizadas como el mentor del accionar “represivo” de las fuerzas de seguridad. Desde su asunción en el cargo, se ha sucedido una serie de episodios similares a los del último jueves.
Olivello se autodefine como el encargado de “hacer cumplir las disposiciones legales vigentes”. En este contexto, repite hasta el hartazgo que, como consecuencia de la pandemia, existen dos resoluciones judiciales que impiden concretar aglomeraciones en el microcentro de la ciudad. Además, asegura que con su accionar, la policía no hace más que garantizar el derecho a la libre circulación consagrado en la Constitución. “No puede ser que ganen ellos, los que cortan la calle, es una vergüenza lo que está ocurriendo en la provincia”, advirtió.

DESPEDIDA
El funcionario se encontraba en la zona ‘comandando‘ el operativo durante la mañana de ayer pero fue invitado a retirarse por el director de la Policía, teniendo en cuenta que su presencia no hacía más que caldear los ánimos. Antes de retirarse, visiblemente alterado, el funcionario afirmó ante los medios presentes que ‘es una vergüenza lo que ocurre en el Chaco: la policía quiere detenerme a mí mientras esta gente está cortando las calles‘, cuestionó. En este sentido denunció que ‘el jefe de la Policía (Ariel Acuña) y el director permiten que corten las calles pero me quieren conducir (sic) a mí‘. ‘Esto significa que hoy terminó mi función‘, remató.

Fuente: Diario Norte