“Este libro es una fuente invaluable de información electoral sobre la Provincia de Buenos Aires. Existen bases de datos superlativas sobre las elecciones nacionales y la composición del congreso…pero no siempre es fácil acceder a datos de calidad similar a nivel provincial y municipal”. Así comienza la reseña de Andrés Malamud sobre «Buenos Aires es cosa de Barones», el tercer libro de una serie de investigaciones sobre el sistema político y electoral de la Provincia de Buenos Aires, coordinado por Gustavo Damián González, que será presentado el próximo viernes 27 de agosto a las 19 horas, vía Zoom.

Gustavo es politólogo, docente de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad del Salvador. Se especializó en Análisis Electoral en la Universidad de San Martín. Tiene una inquietud por el buen gobierno y la mejora en la representación de la provincia más grande de la Argentina. Esto lo llevó a seguir investigando a fondo. Por eso, en esta entrevista, vamos a conocer con mayor detalle el libro y sus aportes.

P: Hace tiempo investigás el sistema electoral de la provincia de Buenos Aires. ¿Por qué Buenos Aires?

GDG: Hace unos quince años conformé un equipo de investigación con la finalidad de analizar el impacto del Sistema Electoral en el país, y en particular en la provincia de Buenos Aires. La razón por la cual nuestro objeto de estudio es la provincia es porque allí vive el 40% del electorado de la Nación, lo que allí ocurre tiene un enorme impacto en la política nacional. Realizar un estudio de la llamada «Madre de todas las batallas» requiere una minuciosidad cuantitativa que aporte a comprender, a partir de diversas variables lo que ocurre en la política subnacional más importante del país.

P: En tu trabajo recopilas información pormenorizada de los 135 municipios de Buenos Aires. ¿Cuál es el valor académico de esta información?

GDG: Su complejidad geográfica – electoral, las estrategias locales en torno a las PASO (tanto de los partidos políticos como de los electores), el impacto territorial de los intendentes y la enorme heterogeneidad del comportamiento del electorado, obliga a los investigadores a aumentar la lupa y no mirar a la provincia como un todo homogéneo. La provincia, si bien es una unidad geográfica, tiene sus regiones, tiene sus intendentes que reproducen su poder, y un sistema electoral (único en el mundo) que beneficia a los ganadores. Pensar a la provincia como un todo homogéneo es un error conceptual.

P: Es el tercer libro que coordinás junto al Lebensohn, ¿qué podemos encontrar en este volumen que no encontramos en los otros dos?

GDG: El formato es un mecanismo de trabajo, esto le otorga sistematicidad a la investigación, pero desde aquel primer libro hasta ahora, en esta provincia, por primera vez en la historia argentina gobernó un partido político que no fueron de los dos tradicionales (peronismo – radicalismo), por primera vez en la historia fue gobernada por una mujer. Lo que encontramos en este libro son los datos de las elecciones de 2019, que obviamente no estaban el otro, el rol de la mujer en los lugares institucionales (que no estaban en las anteriores ediciones), el impacto cuantitativo de cada municipio en la elección provincial, y las formas proscriptivas que adoptan los frentes en las PASO.

El libro se presentará el 27 de agosto a las 19 horas, vía Zoom.

P: ¿Buenos Aires es cosa de Barones? ¿Cómo podemos cambiarlo – si fuera posible-?

GDG: Siempre soy optimista, creo que todo puede cambiar, no obstante la “cancha inclinada” es una constante en la política Argentina, quién detenta el poder lo reproduce mediante mecanismos no escritos. Sin embargo, hay un nuevo dato en la política de la provincia: una ley obliga a la alternancia de poder. De los 135 muncipios, 98 fueron reelectos, pero en el 2023, los intendentes están obligados a la alternancia. Esto nos coloca en un nuevo escenario. ¿Será suficiente para los intendentes nombrar delfines y que estos le respondan? ¿nombrarán como sucesores a familiares? Las leyes pueden acompañar a este cambio, son necesarias pero a veces insuficientes. Esto será motivos de nuevas investigaciones.

P: El título de la obra hace referencia a los «barones» como producto electoral y sociológico de la política bonaerense. Pero además reconocés que el título es un juego de palabras cuando afirmás que Buenos Aires, además de cosa de barones, es al mismo tiempo cosa de «varones». ¿Podés ampliar esto?

GDG: La provincia de Buenos Aires es cosa de Barones, caudillos locales que tienen poder territorial, a manera de ejemplo. El poder territorial del intendente de La Matanza se equipara al mismo electorado de la sumatoria de las 5 provincias más pequeñas del país. A partir de los años 90, hay un juego de doble entrada, la política nacional tiene impacto en la política local, pero la enorme novedad es que el peso de los intendentes tiene incidencia en la categoría nacional. Así los Barones, se convierten en verdaderos actores políticos nacionales, mucho mas que varios gobernadores. Al mismo tiempo, es cosa de Varones, esto se demuestra que de los 135 Municipios, sólo 6 están gobernados por mujeres. Y si bien hay ley de cupo, esto tuvo alto impacto en los deliberativos y legislativos provinciales, pero no así en los ejecutivos. La política en la provincia de Buenos Aires, sigue siendo de Varones/Barones.