Parece mentira, pero hay que aclarar, que usurpar es un delito que está contemplado en Artículo 17 de nuestra Constitución y en el Artículo 181 del Código Penal, Capítulo VI – Usurpación. Será reprimido con prisión de seis meses a tres años:

el que por violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad despojare a otro, total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real constituido sobre él, sea que el despojo se produzca invadiendo el inmueble, manteniéndose en él o expulsando a los ocupantes;
el que, para apoderarse de todo o parte de un inmueble, destruyere o alterare los términos o límites del mismo;
el que, con violencia o amenazas, turbare la posesión o tenencia de un inmueble.

Las dudas, el silencio y la complicidad de muchos funcionarios, fue el caldo de cultivo para que se demorara más de tres meses el desalojo en Guernica, con el abuso, por parte de bandas de delincuentes, de la real necesidad de muchas familias. En esta página habíamos tratado el tema de la falta de viviendas y, terrenos para la construcción de las mismas de manera accesible y con posibilidades reales para los más necesitados, en todo el país y, sobre todo, en el gran Buenos Aires.

Los gobiernos, en vez de generar ambigüedad con respecto a lo que, claramente es un delito, debería ocuparse de inmediato, entendiendo que es un problema de larga data pero, a su vez, ya no hay más excusas para seguir dilatando.

Una de las tantas dificultades que tenemos en nuestro país, es que corremos detrás de todos los problemas, por error u omisión, somos incapaces de anticiparnos a lo que puede llegar a suceder, y si a esto le agregamos que, de manera deliberada, se fomenta la comisión de un delito, el resultado es negativo y las consecuencias son nefastas.

La justicia dio la orden y la policía actuó, más allá que, no hubo tantos heridos y no se registraron víctimas fatales; otro de los inconvenientes es ese, sabemos cómo empieza, pero no como termina.

Vivimos tiempos extremadamente complicados: por la pandemia, por la agobiante situación económica, etc. Necesitamos que los funcionarios y quienes fueron puestos por el voto popular, tengan la racionalidad, el equilibrio, la mirada amplia, para tratar de solucionar los problemas o al menos no agravarlos.