El siete de Julio se cumplió 55 años del triunfo del doctor ILLIA en las elecciones presidenciales. Durante su presidencia, que duró nada más que tres años:

Destinó El 23% del presupuesto Nacional a Educación.
Bajó la desocupación.
Disminuyó la Deuda Externa.
Fomentó la Industria Nacional.
Creó un Plan Nacional de Alfabetización.
Se sancionaron Las Leyes de Medicamento y del Salario Mínimo, Vital y Móvil.
Se lo recuerda, sobre todo, por su decencia y honradez, estando su esposa enferma, vendió su auto particular para hacer frente a los gastos; jamás utilizó un peso de los gastos reservados. Fue motivo de burlas y desacreditaciones por parte de importantes medios de prensa, atribuyéndole cierta ” lentitud “.

Rechazó la jubilación que por ley le correspondía. El inventario de sus bienes personales al dejar la presidencia habla por sí solo, una persona absolutamente desprendida de todo lo material. Se ganó la vida ejerciendo su profesión y trabajando en la panadería de un amigo.
Su figura crece y se agiganta día a día, la Historia está comenzando a ubicarlo en el lugar que se merece: El mejor Presidente que supimos tener.

Declaración Jurada de Arturo Illia
El 28 de junio de 1966, Arturo Illia fue derrocado por Juan Carlos Onganía. Cuando abandonó la Rosada, declaró ante el Escribano Mayor de la Casa de Gobierno los siguientes bienes: su casa y su consultorio; tres trajes grises; un traje negro; dos sacos sport; tres camperas; cuatro pulloveres; ocho camisas de vestir; cuatro camisas de manga corta; diez pares de medias; tres pares de zapatos negros; un par de chinelas; un desavillé; una salida de baño; ocho juegos de ropa interior; diez corbatas; tres pijamas; un par de anteojos negros y un portafolio. No tenía auto: lo había tenido que vender.