Ayer 20 de junio se celebró el día de la Bandera, aquel paño azul – celeste y blanco izado por primera vez a las orillas del actual Rosario; un legado patriótico que nos dejó Manuel Belgrano en los inicios de nuestra historia nacional.
Pero no fue un día festivo ordinario, sino que la ciudadanía tomó en alzas su derecho a manifestarse en más de 60 ciudades del país dando lugar al Banderazo Nacional. No sucedió por el mero capricho de miles de personas, fue en defensa de la Constitución Nacional, de nuestra libertad y de los principios inherentes al nacimiento de la república.
Días atrás el Presidente Alberto Fernández anunciaba la intervención por DNU (y posterior expropiación) de Vicentín SAIC, una de las mayores agroexportadoras argentinas, con el fundamento de que se encontraba en concurso de acreedores y virtual quiebra. No hace falta mencionar los argumentos legales que definen tal acción como carente de constitucionalidad alguna; el verdadero motivo tampoco es la “soberanía alimentaria”, es disciplinar a empresarios alentando el discurso demagogo y populista del Frente de Todos.
En Chaco fue una semana de las más trágicas que recuerdo. La caótica situación que está atravesando nuestra provincia debido al COVID 19 no cesa, lamentando más de 1400 casos y 80 fallecidos, uno de ellos el Dr. Miguel Duré quien arriesgó su vida trabajando sin la protección necesaria para tal tarea.
Mientras tanto nuestro gobernador Jorge Capitanich solo demuestra irresponsabilidad e inacción, manifestando públicamente que “ya no sabe qué hacer”, “mi gabinete no está a la altura por su edad” y culpando una vez más a los chaqueños de su incapacidad para gobernar.
Estos acontecimientos me hacen reflexionar sobre la importancia de defender nuestra república, nuestra constitución y a nuestros compatriotas. Para nada estas palabras significan crear caos o incumplimiento de medidas sanitarias, es una llamada de atención al Presidente y al Gobernador de dejar de lado la demagogia y hacerse responsable de la situación.
El pueblo los votó para eso, cumplan o la Patria se los demandará.