En la Argentina hay 300 radios escolares, de las cuales sólo 161 efectivamente funcionan, están en condiciones técnicas de transmitir y salen al aire, y sólo 99 tienen habilitación para hacerlo, conforme a un censo que difundió hoy el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom). Según el relevamiento, Buenos Aires (59), Misiones (25), Santa Fe (24), Córdoba (22), Catamarca (21) y Santa Cruz (19) son las provincias con más emisoras escolares. Le siguen: Mendoza (16 y 24 proyectos en marcha), Tucumán (12), Formosa (11), Chaco y Corrientes (10 cada una).

Del Censo de Radios Escolares 2020, llevado a cabo por el Enacom entre 353 escuelas de todo el país que cuentan con algún tipo de propuesta sonora, resultó que: existen 300 radios escolares y 29 proyectos radiofónicos ideados pero todavía sin ejecución, 11 transmiten vía web (streaming), 7 lo hacen en el patio y otros espacios comunes de las escuelas, 6 producen contenidos que difunden otras radios.

El objetivo del relevamiento fue obtener una radiografía oficial acerca del estado y necesidades de ese ese tipo de emisoras para articular las medidas políticas, económicas y tecnológicas necesarias para su funcionamiento. Ocurre que, en el período 2015-2019, los programas para el sector fueron desfinanciados. «Nuestra gestión en el Enacom trabaja para llevar más y mejor conectividad, así como para promover la comunicación comunitaria, de pueblos originarios y de frontera. Las radios escolares fueron durante años una política pública de alcance nacional, articulada con el Ministerio de Educación de la Nación y ministerios provinciales, lo cual permitió desplegar radios con fines pedagógicos y comunicacionales en comunidades y territorios», señaló Claudio Ambrosini, presidente del organismo.

En ese sentido, el funcionario aseguró que «el proyecto, que fue discontinuado (durante el gobierno de Mauricio Macri), vuelve a ser una línea de trabajo por decisión de nuestra gestión frente al Enacom». «La idea de este informe de avance es presentar los principales desafíos para la reconstrucción del sector de vital importancia para el desarrollo de niños, niñas y adolescentes en edad escolar así como para los docentes en esta época de emergencia sanitaria por la que nos toca transitar», destaca, en tanto, uno de los pasajes del informe censal -concluido en noviembre- que dio a conocer hoy el organismo.

La iniciativa, que estuvo a cargo de la Subdirección de Medios Comunitarios y Pluralidad De Voces del Enacom, determinó además que, de las 300 FM escolares, apenas el 62 por ciento (187) funcionan o están en condiciones de transmitir y son 120 las que manifestaron haber obtenido habilitación, aunque solo 50 de ellas dan un número de referencia de trámite.

Del universo de escuelas relevadas, el 47,6 por ciento aseguró «tener algún responsable/referente asignado» a la radio, mientras que el 47,4 por ciento aseguró «no tenerlo, advirtió el informe y remarcó que «en los casos que manifiestan tener algún tipo de referente, en general, son docentes de la institución u otros que ´voluntariamente´ se encargan de la radio escolar».

«Esta situación es producto del desmantelamiento y desfinanciación de las políticas públicas que tuvieron lugar entre los años 2016 y 2019. Hasta ese año, desde el Ministerio de Educación de la Nación se llevó a cabo una política que incluía diferentes dispositivos pedagógicos que acompañaban y sostenían, junto con las jurisdicciones, a las emisoras FM escolares como espacios de fortalecimiento de las trayectorias escolares de las y los jóvenes», precisó el Enacom en su informe.

El 19,68 por ciento de los casos de radios escolares que no pueden transmitir aseguró tener problemas con recursos humanos, técnicos y coordinación; un 6,30 por ciento, con la cuestión edilicia; y un 3,94 por ciento, con problemáticas vinculadas a la sobretensión y electricidad. Además, el censo reveló que de las 161 radios escolares que efectivamente funcionan, están en condiciones técnicas de transmitir y salen al aire, solo 99 tienen habilitación para hacerlo, es decir que las 62 restantes «cumplen con los requisitos técnicos para funcionar y que de hecho también salen al aire aún no tienen o no consiguen su habilitación».

Fuente: Télam