En los últimos días se hizo público tanto en medios escritos como radiales la lamentable situación que están atravesando los trabajadores municipales, abandonados a su suerte en medio de la segunda ola de COVID-19, sin ninguna respuesta por parte del intendente Gustavo Martínez y sus funcionarios.

Desde hace tiempo desde el Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia venimos denunciando que el Intendente no brinda las condiciones mínimas sanitarias a ninguno de los empleados. Desde la cuestionable calidad de los equipos entregados a los trabajadores de limpieza, hasta el hacinamiento en algunas dependencias municipales, no hacen otra cosa que exponer a los compañeros y a sus familias a un posible contagio.

No sólo no se respeta el distanciamiento social indispensable, sino que se establece una cuestionable definición de “contacto estrecho” que obliga a los trabajadores a concurrir a sus lugares de trabajo cuando deberían estar aislados.
Incluso muchos compañeros son obligados a ir a trabajar aun cuando tienen síntomas porque son amenazados con perder beneficios laborales como las horas extras en una situación de crisis económica en que no alcanza el dinero para llegar a fin de mes, mostrando una total falta de empatía y sensibilidad.

Lamentablemente Martínez gobierna para los medios de comunicación, su gestión es una ficción publicitaria que no se ajusta a la realidad que a diario vivimos los empleados municipales o muchos resistencianos que ven cómo en este año y medio de gestión los servicios públicos cayeron a su mínima expresión. Hace mucho tiempo no se destina dinero a mejorar las condiciones de los trabajadores y el estado de decadencia de la infraestructura municipal es la muestra más palpable de este desinterés del Intendente.

Como venimos sosteniendo hace tiempo, Martínez sólo está utilizando la Municipalidad como una caja económica que le sirva de trampolín para ocupar otros cargos, con el agravante que sus anteriores pasos por otras áreas de Gobierno muestran una administración deficiente, llena de deudas y sobrepoblada de empleados políticos, que tememos se repita en esta oportunidad.
Fotos Ilustrativas.

Fuente: Sindicato de trabajadores Municipales