Prácticamente 1 año el gobierno provincial tuvo tiempo para invertir y poner en condiciones sanitarias los establecimientos escolares para poder volver a las aulas. LAMENTABLEMENTE NADA SE HIZO.

La pandemia vino a sacar a la luz la falta de inversión durante muchos años en materia educativa. Las escuelas hoy no tienen agua ni para lavarse las manos, mucho menos para consumir.

El año 2020 los docentes hicieron lo que pudieron para impartir enseñanzas, aún con los sueldos por el piso y sosteniendo la educación a pulmón.

Entiendo a los docentes y a los padres que NO ES SEGURO volver a la presencialidad.

Sin embargo, estoy convencida que es obligación del Gobierno del Chaco priorizar la educación, porque es lo único que nos iguala y nos da oportunidad de crecer no solo personalmente sino también como provincia y nación.