En el último año, miles de chaqueños hemos sido víctimas de la odiosa y destructiva corrupción, como todos sabemos que el año 2020, la pandemia, las medidas de seguridad, las restricciones, el encierro, han dejado libre el camino para realizar negocios fraudulentos, el Capitán Coky se ha encontrado sin obstáculos.

Los que corrompen y los que se dejan corromper, por esa maldita avaricia, ambición sin límites, por la mezquindad del ¡me salvo Yo!, políticos corruptos y canallas que nos exponen a la impunidad, y nos gritan a viva voz que nos Jodamos todos los hombres, mujeres y jóvenes con noble sentido de decencia, cargados de valores, que hacen al ser sociable una persona honorable.

El destino de la asistencia social en la provincia, son desviados a góndolas de supermercados, el más grosero y difundido del último tiempo fue y que tiene como protagonista a la “dirigente” social Vanesa López, quien recibió dos camiones colmados de mercaderías de desarrollo Social, para familias del complejo Gran Toba, que por motivos aun no resueltos (en proceso de investigación penal), aparecieron en un Supermercado en las Garcitas localidad del interior del Chaco.

En las últimas semanas la Policía del Chaco, decomiso mercaderías distribuidas por Desarrollo Social, con la leyenda “Prohibida su venta” en puestos de ferias del Parque Urbano Tiro Federal y en un supermercado ubicado en las avenidas Alberdi y Marconi, de nuestra Ciudad.

Escenario que forzó al capitán, en idear una maniobra, con el objetivo de ostentar un supuesto manto de honestidad y transparencia a su corrupta e inescrupulosa gestión, involucrar al Tercer Sector, pero no siendo suficiente incorporo a su brillante idea, que la entrega de las mercaderías se realizara “a granel”.

El “Capitán” Coky, anuncia oficialmente, con bombos y platillos, quiénes serán los responsables de realizar la distribución de la beneficencia del estado, y utilizo maliciosamente la honorabilidad y trascendencia del “Tercer Sector”, cuando sabemos que es una trampa, la asistencia del gobierno terminan en su gran mayoría, en manos deshumanizadas de agrupaciones de punteros políticos oficialistas o en organizaciones militantes que las distribuyen arbitrariamente o comercializan para beneficio propio.
Desde los setenta, se ha ido generando un proceso de reconocimiento e identificación de un tercer sector en el sistema económico situado entre el sector privado y el sector público, ya que se acepta que dicho tercer sector está integrado por un conjunto de organizaciones.

Que, en la aparición de un conjunto de problemas como el desempleo, salud, educación, calidad de vida de la población jubilada, bienestar en el medio rural, etc.; nuevas necesidades sociales que no parece encontrar solución satisfactoria dentro de los agentes tradicionales, son estos problemas los que permiten establecer un espacio de actuación para un tercer sector, que denominamos Economía Social y que está constituido fundamentalmente por cooperativas, mutualidades, asociaciones, Ongs, Fundaciones, etc..
En Síntesis, el Tercer Sector se sustenta en valores como el altruismo, el interés colectivo, la solidaridad, la participación y la responsabilidad.

Entendido esto, nos reincorporamos a la brillante idea del “Capitán” Coky, utilizar al Tercer Sector para Coronar, es de un cinismo atroz, fundada en la mesiánica idea de mostrar una supuesta gestión transparente y austera, importándole un comino deshonrar a una de la más Noble creación y actividad del hombre honesto, sepa “Capitán” que No lo permitiremos.

Dra. Amalia Rivero
Dirigente Unión Cívica radical