En noviembre del 2019 los chaqueños nos sorprendíamos con la combinación del BALBO + SECCO por $140, ya que era el detalle en un “meme” que se viralizó luego del robo de un teléfono celular a una clienta de un kiosco 24 hs. por un motochorro vestido de empleado municipal; si bien es cierto los robos y arrebatos han ido creciendo, llevando a que la inseguridad sea una de las mayores preocupaciones de los chaqueños, lo otro que preocupa y mucho es la inflación; en octubre de 2020 esa combinación del BALBO + SECCO, en ese mismo kiosco 24 hs. ya cotiza en $200

Esta semana se conoció el dato de la medición de la pobreza e indigencia que realiza el INDEC a nivel país, ubicando al conglomerado del Gran Resistencia en el segundo lugar con un 48,7%; esa es otra de las preocupaciones de los chaqueños: la situación económica  y la aparentemente irreversible marcha a un escenario de pobreza estructural, que traspasa generaciones, que se combina con una tasa del 13% de desempleo y con un Estado agobiado por las consecuencias de la #pandemia; de verdad el futuro no se ve nada prometedor.  

Pronto también tendremos un nuevo aumento de los combustibles (pospuesto a última hora por el Gobierno pero que en 15 días seguramente será aplicado) que evidencia el paso firme de la marcha de la inflación: en octubre del 2019 el litro de nafta súper cotizaba a $52, hoy, en octubre de 2020, no baja de $62 sea cual sea la estación de servicios que elijamos… 

Esa #pandemia que en el Chaco ya dejo 293 víctimas fatales, golpea a una sociedad saturada por el encierro anticipado y que ahora debe enfrentar un constante crecimiento de contagios en la zona metropolitana (capaz a causa del relajamiento de la medidas de prevención y distanciamiento) todo ello se combina con un mal humor social que nace en los reiterados cortes del suministro eléctrico en horas de más intenso calor chaqueño, que también trae aparejado el corte del servicio de agua potable por carecer de energía las plantas de tratamiento y distribución, y que decir de los incendios en campos y zonas rurales aledañas a pueblos del interior provincial, que son sofocados con el enorme esfuerzo de los cuerpos de bomberos de la Policía del Chaco y de los cuarteles de bomberos voluntarios, ayudados por empleados municipales y vecinos que arriesgan la vida para salvar lo poco que tienen. Fuego, calor y sequia. Todo eso combinado en esta parte del 2020.

Con una inflación ya superior al 20% anual, con paritarias insuficientes que seguramente no alcanzaran a cubrir el 42% de inflación interanual, nos motiva a los actores políticos a ser conscientes de la enorme responsabilidad que implica el escenario electoral del 2021, donde se deberá valorar la experiencia y la capacidad de los candidatos para gestionar en crisis, su grado de compromisos a los consensos que la situación macroeconómica va ameritar y en especial la compresión de que los tiempos que vienen serán duros para TODOS, sea cual sea la posición que tengamos. El desafío para el arco político será poder representar a una sociedad económicamente en dificultades y ser garantes de la institucionalidad democrática. Será muy complejo, pero al fin de cuentas, últimamente en la Argentina, en el Chaco y en Resistencia nada suele ser fácil. 

Dr. Sergio Almirón – UCR Nea