Lamentable y Repudiable el hecho ocurrido en la marcha de este lunes, de la cual participó la Senadora Nacional MARIA INES PILATTI VERGARA, y se entonaban cánticos e insultos contra la jueza, que hizo lugar a la cautelar suspendiendo la ley de aborto en el Chaco.

No podemos hacer la vista gorda ante actitudes patoteriles y violentas, en donde agredieron al reportero Sr. Julio Bareiro, pretendiendo censurarlo, dado que una de las manifestantes le lanzó un ladrillo, lesionándolo, absolutamente reprochable que hay que condenar.

Actitudes violentas como esta no pueden ser toleradas y los poderes del estado deben intervenir para calmar este tipo de situaciones, y no alentarlo o arengar junto a los manifestantes.

Considero oportuno y necesario que el Superior tribunal de justicia fije postura ante el ataque desmedido que está sufriendo un dependiente de dicho poder, marcando el respeto institucional que debería corresponder.

La marcha no es la única actitud patoteril contra el accionar de la jueza, sino también con agravios verbales pretendiendo desprestigiar, así como también denuncia penal por prevaricato a Marta Aucar de Trotti, por ello nos encontramos ante una gravedad institucional preocupante, a la cual hay que frenarla.

Dicen que las leyes se aplican y respetan, hasta ahí todo bien, pero las sentencias judiciales también se tienen que respetar hasta tanto no sea atacada por el medio legal idóneo como la apelación y se hiciere lugar revirtiendo la primera. Así es el sistema democrático, republicano, y debemos manejarnos respetándolo.

El fallo que algunos atacan, deberá discutirse por la vía procesal correspondiente y por los mecanismos jurídicos idóneos, y no pretendiendo amedrentar ni patotear jueces por no resolver conforme al interés particular de cada uno.

En el mientras tanto ser prudentes y velar por la división de poderes y el respeto mutuo, y no entrar en un patoterismo estéril, que sólo busca por presiones, que los jueces resuelvan en un sentido, esto no puede repetirse, ni permitirse en un estado de derecho.

NO hay que ceder ni callar ante este tipo de presiones, porque nos convertiría en cómplices por omisión. No hay que permitir el amedrentamiento y animarnos a decir lo que corresponde y con coherencia, con actitud activa, en defensa de la democracia, la república y la división de poderes.

La única verdad es la realidad, y la realidad es que hoy existe una sentencia judicial que suspende en chaco la aplicación de la ley 27.610, IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo)-

Dr. Edgardo Gabriel Reguera
Abogado – M.P 4769