Esta mañana, los fiscales federales Patricio Sabadini y Federico Carniel, presentaron un requerimiento de investigación de las dos personas que regresaron de España a la provincia y que contrajeron coronavirus. El requerimiento fue presentado ante la jueza federal Zunilda Niremperger.

En el expediente caratulado, “NOTICIA CRIMINIS S/ PRESUNTA INFRACCIÓN ART. 202 y cctes. del Código Penal” al que accedió Diario TAG, los fiscales Carniel y Sabadini, indican que el pedido de investigación surge a partir de una noticia periodística publicada en el diario Infobae que data sobre la «travesía» familiar que habrían realizado una mujer de 71 años y su hija de 34. «La madre, su hija, la pareja de su hija, el hijo menor de la pareja de su hija, una mujer de 64 años que tuvo contacto casual con uno de los casos importados y un hombre de 30 años que tuvo un vínculo estrecho con ésta última son las seis personas infectadas con coronavirus en Chaco, todos oriundos de Resistencia. El contagio provendría de la joven de 34 años que regresó de Europa y posiblemente su madre. Una semana después de su regreso comenzó a sentir síntomas compatibles con la enfermedad y se presentó en un centro de salud. Desde entonces se encuentra en cuarentena junto a su madre, pero antes de su aislamiento había cursado una vida normal», cita el informe periodístico haciendo referencia a «la ruta del contagio» de coronavirus en la provincia del Chaco.

Ante esto, los fiscales, consideran “prima facie” que las supuestas conductas ilícitas en que incurrieron las personas imputadas, halla adecuación típica en la figuras penales previstas por el artículo 202 del Código Penal, para lo cual se requiere la apertura de una instancia de investigación a los fines de establecer si las personas imputadas incurrieron en algún tipo de delito establecido por el artículo mencionado.

Para Sabadini y Carniel, las conductas de ambas mujeres se insertan en el marco de una “de público y general conocimiento, decretada por la Organización Mundial de la Salud”, con el agravante, según los investigadores, de que la madre, de 71 años, sería médica de profesión, “lo que la coloca, como profesional de la salud, ante una situación especial de garantía y conocimiento especializado, que tornan de mayor gravedad a las infracciones incurridas de cara a la lesión del bien jurídico salud pública”.

En tanto que el artículo 202 del Código Penal, que pretenden aplicarles a las mujeres, dispone una pena de prisión de 3 a 15 años para «el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”.

Al ser consultada al respecto, la jueza Niremperger, aseguró a este medio que se instruya «un sumario por supuesta infracción al artículo 202 del Código Penal» y «se ordenó medidas investigativas». La jueza también adelantó que una vez que las acusadas cumplan con el aislamiento recomendado por Salud, se las citará a declarar.

Fuente: Diario Tag