A lo largo y ancho de nuestro país, el pueblo está atravesando momentos muy difíciles; quizás uno de los más difíciles de la historia argentina. Hoy más que nunca sentimos que nuestra Patria nos necesita, que no podemos permanecer inmóviles y mucho menos dormidos o callados al ver con indignación cómo día a día, se menoscaban nuestros derechos: a la vida, a la salud, a la educación, a la libre circulación, a poder reunirnos libremente, consagrados en nuestra Constitución Nacional.

La sociedad ya está cansada y empobrecida, debido a la crisis económica y social, la pérdida de puestos de trabajo, el cierre de negocios y empresas, el serio riesgo de los ciudadanos de perder su propiedad en manos de usurpadores, que bajo el aval de los funcionarios nacionales, día a día avanzan con impunidad. Y bajo la excusa de la “pandemia” cuestionada por miles de médicos, infectólogos y epidemiólogos a nivel mundial, mediante D.N.U. nos han encerrado y han manipulado las cifras de enfermos y muertos por covid; a través de los medios de comunicación han atemorizado a la gente y nos han impuesto el barbijo (bozal) que más que prevenir nos enferma; pese a que la OMS ha desaconsejado su uso. No nos permiten el uso compasivo de medicinas o medios alternativos de salud como el ibuprofeno inhalado, la ivermectina o el CDS; ni autorizan hacer los ensayos clínicos respectivos.

El Poder Ejecutivo Nacional emplea toda clase de maniobras para impregnar la justicia del color político de turno, en un intento de lograr impunidad para los autores de los delitos de corrupción perpetrados contra el erario público. En definitiva, estamos ante un estado totalitario que desconoce la división de poderes y en especial la independencia del Poder Judicial. Insiste por imponer sus leyes como la de la Reforma Judicial que politiza aún más la justicia, con concursos que son una simple pantalla, ya que no se respetan los antecedentes, ni los resultados de los exámenes de oposición; como con lo sucedido recientemente en la Justicia Federal para la designación de Juez Federal N°2 de Resistencia, donde, dejando de lado al postulante con mejor calificación por lejos (Dr. Jorge Gustavo Dahlgren), quien se encontraba propuesto con acto administrativo firme y sin fundamento alguno, el Señor Presidente de la Nación retira el pliego del más calificado y designa en su lugar a otro postulante con mucho menor calificación, que tenía 34 puntos de diferencia menos que el primero, y que en sus inicios, ni siquiera estaba dentro de la terna de postulantes. Esto es lo que degrada la justicia, que los cargos se asignen por amistad, por familiaridad, por afiliación política o cualquier otro motivo, menos por la idoneidad.

Otro reproche merece la recientemente sancionada Ley 27.573, que autoriza la compra de vacunas para el covid, que quieren inocularnos y cuyos resultados aún son inciertos, ni tampoco podremos reclamar ante posibles efectos adversos, debido a la

cláusula de confidencialidad e inmunidad legal que se le brinda a los laboratorios en desmedro de la población; y como éstos, muchos atropellos más cometidos desde las esferas más altas de poder en estos últimos meses; pero no oyen al pueblo que les dice ¡¡BASTA!!. POR ESO SEPAMOS QUE LA PATRIA NOS NECESITA, Y QUE EL PRÓXIMO DOMINGO 8, a las 17 hs. una vez más EL PUEBLO SE AUTOCONVOCA Frente al Mástil Mayor de la Plaza 25 de Mayo. Y como dice nuestra canción provincial, CHACO, TÚ VENCERAS; DECIMOS: ARGENTINA, TÚ VENCERÁS; NUESTRO DIOS Y SU PUEBLO ESTÁN DE TU LADO.-
Escribana Clelia Avila
Dra. Zulema Wannesson