La Concejal María Teresa Celada, busca establecer un marco regulatorio en la Ciudad de Resistencia a través de un proyecto de Ordenanza, donde se prevé un acceso informado y seguro como recurso terapéutico, la investigación, el uso científico y la producción pública del Cannabis y sus derivados, garantizando y promoviendo el cuidado integral de la salud.

En ese sentido expresó: “La salud, como tanto lo hemos oído durante todo este año, es un derecho fundamental para el ser humano, y con las últimas medidas del Gobierno Nacional a través del Decreto N° 883/20 y la Ley recientemente aprobada en CABA, creo que las condiciones están dadas para poner en la agenda pública de Resistencia, el uso terapéutico del cannabis”.

“Si los estudios científicos comprueban que el cannabis, al ser usado en distintos tratamientos de pacientes con ciertas patologías puede ser más efectivo que otros medicamentos convencionales, como así también más económico y menos invasivo, estamos perdiendo tiempo en mejorar la calidad de vida de nuestros ciudadanos, al no ponernos a trabajar para darle un marco regulatorio a la temática”.

“Los científicos y los políticos que cumplimos funciones públicas, tenemos algunas similitudes, una de ella es la búsqueda del bien común, los avances en la medicina son para el bien de toda la comunidad y para eso, debe el Estado tener una participación directa. Trabajar en conjunto es esencial, sino nos estancamos y realmente no podemos continuar cometiendo errores, que nos cuesten la vida de los seres humanos”.

“Puede que este beneficio alcance a un grupo reducido de personas, pero debemos legislar para la mayoría y la minoría, nos corresponde cambiar los números por la calidad, bregar por la igualdad ante la ley y el acceso a la salud. Estamos hablando de ampliación de derechos, de equiparar, algunos necesitan un poquito más o distinto a otros y ahí tiene que estar el Estado, asegurando una vida digna”.

“La población en general, no debe temer por el uso recreativo, no buscamos eso con esta Ordenanza sino todo lo contrario, queremos que se garanticen los estudios que se puedan realizar en la ciudad y que exista un registro de cultivadores y pacientes de cannabis. Es momento de dejar de lado los prejuicios, la desinformación, y de dar la espalda a las necesidades de la sociedad, ya nos quedó más que claro que si no actuamos a tiempo, podemos perjudicar vidas e inclusive,  conducir a muertes evitables”. Finalizó.