Casi como una inmediata respuesta electoral y con mucha soberbia funcionarios de Capitanich optaron cómo medio de resolución de problemas el uso de la fuerza indiscriminada, es verdad que la ciudad en cada reclamo social se transforma en un caos en donde trabajadores que luchan por mantener su puesto de trabajo en una crisis económica que parece no tener freno y hace insoportable la circulación, pero también es cierto que la grave crisis institucional que demuestra la incapacidad de resolver los problemas de fondo pone a la provincia del Chaco en una de las mas pobres de la Argentina, y en ese contexto el uso de la fuerza para callar los reclamos sociales puede configurar una actividad peligrosa para la democracia y sus instituciones.

Pretender legitimar estás prácticas violentas solo dañan el orden democrático, y generan en el propio gabinete hechos violentos como los que hemos sido testigos, si este accionar se perpetua en el tiempo ¿que será cuando los docentes salgan a las calles a luchar por un salario digno, los médicos y los obreros? Estás prácticas denominadas por algunos portales y medios audiovisuales que tildan de “Justicia Legítima” nos remontan a años oscuros en la Argentina en donde la represión y la violencia fueron los actores principales en la herida más grande de este país a los que los argentinos dijimos NUNCA MAS.

Es fundamental el rol del que decida ser parte el gobierno, con violencia no se va a terminar la desocupación, el hambre, la inflación, la precarización laboral ni el deterioro salarial de los trabajadores que son los principales actores de la cadena de consumo, hoy distintos sectores sociales exigen al gobierno medidas claras y acciones transparentes que no pueden ser ahogadas con represión y es momento de frenar estás acciones autoritarias del gobernador Capitanich y sus funcionarios, para evitar el estallido social a fin de año y garantizar la paz social, el trabajo y la prosperidad a futuras generaciones.

“La intimidación y la violencia no son la respuesta, busquemos llevar la paz social a cada chaqueño y que el gobierno transmita tranquilidad y prosoeridad”