La Legislatura de Chaco iniciará la discusión sobre el proyecto de reforma de la Constitución provincial que impulsa el gobernador Jorge Capitanich y que tiene varios puntos vinculados con la reelección, la cantidad de miembos del cuerpo y las instituciones.

El proyecto de reforma de la Constitución provincial fue uno de los ejes de la campaña de Capitanich, y propone la limitación a la reelección de las autoridades políticas provinciales, municipales, de asociaciones civiles y sindicales.

La propuesta incluye reducir los miembros de la Cámara de Diputados de los actuales 32 a 25 integrantes; la descentralización y fortalecimiento de capacidades institucionales de los municipios; la limitación del mandato de jueces del Superior Tribunal de Justicia y elección popular de jueces de Paz, entre otros puntos.

El presidente de la Cámara de Diputados del Chaco, Hugo Sager, afirmó que entendiendo los tiempos de pandemia actual que impiden el normal desarrollo de la labor legislativa, su intención es la de empezar a discutir la reforma que se planteó desde el Ejecutivo chaqueño.

Sager aseguró que “quisiéramos terminar este año pudiendo discutir la posibilidad que significa dar una señal, desde la política, de algo que surgió desde la misma voluntad de la gente, porque la reforma de la Constitución es algo que nació desde la ciudadanía”.

Límites a la reelección

Respecto a esto mencionó que la población “naturalmente está de acuerdo con que disminuyamos los períodos de mandatos de los funcionarios, que a las reelecciones se las limite y que exista mayor participación popular”.

Al hablar de la labor legislativa en tiempos de pandemia y la posibilidad de encontrar consensos para el tratamiento de las leyes que aun quedar por tratar, Sager destacó el récord chaqueño de 87 leyes sancionadas durante estos meses.

Para el presidente de la Cámara de Diputados chaqueña “la voluntad de los legisladores de todos los bloques y los trabajadores permitió dar una verdadera señal a la sociedad, no solamente ajustándose a la responsabilidad constitucional de que el Poder Legislativo funcione en tiempo de democracia, sino también de respaldo a las acciones llevadas adelante por el Poder Ejecutivo, que en estos tiempos necesita del acompañamiento parlamentario para darle solidez y legitimidad a sus medidas”.

Fuente: Diario Primera Línea