El gobernador ratificó su postura en contra de la sanción del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se comenzará a debatir el jueves en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación.

“Respeto todas las posiciones, pero tengo una posición tomada histórica sobre esto”, afirmó.

La Cámara de Diputados de la Nación comenzará a debatir el jueves en el recinto del Congreso el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo junto con la iniciativa parlamentaria conocida como “Mil días”, que busca acompañar desde el Estado a la mujer que sí decide llevar adelante su embarazo.

En este marco de un debate histórico para el país, el gobernador, Jorge Capitanich, ratificó su postura en contra de la legalización del aborto.

“Siempre mantuve mi postura en contra por creencias y convicciones religiosas”, dijo Capitanich al ser consultado sobre su posición. Por otra parte, en referencias a las declaraciones realizadas por el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, quien afirmó que un dirigente peronista debe estar a favor de esta iniciativa por considerarla de justicia social para aquellas mujeres pobres que no tienen los recursos para hacer un aborto seguro, el mandatario provincial se mantuvo inconmovible.

“Ginés es un amigo personal. Respeto pero no comparto lo que dice. Respeto todas las posiciones. Solamente que tengo una posición personal que es histórica y permanente. Tengo razones fundadas para hacerlo, pero soy muy respetuoso de quienes opinan diferente”, añadió el primer mandatario.

Si bien en esta oportunidad no brindó demasiados detalles respecto de los fundamentos de su postura, en julio de 2018, Capitanich reafirmó su posición junto a un grupo de pastores evangelistas. En medio de un escenario similar, con el debate sobre la legalización del aborto en el Congreso, Capitanich sostuvo que pertenece a un movimiento “humanista y cristiano que defiende la vida desde la concepción”.

“En el mundo existen 2.000 millones de cristianos, católicos y evangelistas, en tanto que en nuestro país el 90% de la población es católica o evangélica, en este sentido un pueblo se manifiesta en base a sus creencias y se manifiestan en defensa de la vida y la justicia, porque Dios tiene un proyecto de vida para cada uno de nosotros y nosotros tenemos que honrar la vida con un compromiso diario y permanente”, había afirmado en ese entonces.

En relación al debate sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo, Capitanich señaló en aquella reunión que “un debate de esta envergadura debe ser respetuoso de todas las posiciones, pero haciendo hincapié respecto del pleno mandato constitucional y legal en nuestro país que reconoce la concepción desde el seno materno”.

Fuente: Chaco Día por Día