En conferencia de prensa, el gobernador Jorge Milton Capitanich informó que se seguirá utilizando la metodología de la alarma sanitaria para marcar que luego de las 21 rigen restricciones de circulación más duras. Desde el gobierno afirman que dio buenos resultados sanitarios.

El mandatario provincial brindó algunos detalles de cómo continuará encarando la provincia la administración de la pandemia, luego de que ayer viernes el presidente Alberto Fernández confirmó que Chaco continuará en la fase ASPO por 14 días.

En ese contexto, Capitanich señaló que “nosotros a nivel provincial estamos suscribiendo al instrumento jurídico de prórroga del aislamiento preventivo obligatorio de carácter social para algunas jurisdicciones. Estamos haciendo un seguimiento exhaustivo y minucioso de Villa Ángela, Charata, Presidencia Roque Sáenz Peña, Quitilipi y Machagai”.

También comentó que “hemos observado una fuerte disminución de casos en Machagai, estamos observando control del crecimiento en Charata”. “En las últimas 3 semanas, en el área metropolitana y Resistencia se observó una disminución del número de casos promedios diarios por semana. Teníamos acumulado 21% diarios de casos y eso se puede acentuar en virtud de las medidas de restricción adoptadas oportunamente”, contó.

Así las cosas, el gobernador expresó que “se generan las condiciones correspondientes de coordinación con las jurisdicciones y las fuerzas de seguridad nacional, provincial conjuntamente con los agentes fiscales y jueces de paz, con las autoridades sanitarias y los intendentes municipales junto a los respectivos Comité de Emergencia con el objetivo de restringir la circulación en determinado tipo de horarios, ejemplo 21 a 7 horas”, y añadió que se “mantendrá y sostendrá” la alarma sanitaria de 21 horas a 7 horas.

“En las últimas 3 semanas, en el área metropolitana y Resistencia se observó una disminución del número de casos promedios diarios por semana. Teníamos acumulado 21% diarios caída de casos y eso se puede acentuar en virtud de las medidas de restricción adoptadas oportunamente”, detalló.

Por otra parte, marcó que “queremos generar mecanismos de compatibilización de actividad programada con normas de bioseguridad e higiene conjuntamente con desaliento a la circulación en áreas u horarios críticos en virtud de la relación causa- efecto. Es decir, lo que significan las fiestas clandestinas o fiestas familiares con incumplimiento de protocolos que promueven una propagación de casos”.

Cabe marcar que el mecanismo de alarma sanitaria volvió a utilizarse bajo el Decreto 1314/20, que se dio a conocer el pasado 9 de octubre ante un creciente aumento de contagios de coronavirus que impactó a la vez en la ocupación de camas y en el incremento de la tasa de letalidad.

Fuente: Diario Chaco