Quien sonaba como el candidato oficial para ocupar el cargo de Ombudsman del Chaco decidió dar un paso al costado. Lo hizo a través de una carta enviada al presidente de la Legislatura, Hugo Sager y a su par del bloque de diputados del Frente Chaqueño, Juan Manuel Pedrini. “Dilatar más la elección haría desprestigiar la institución del Defensor del Pueblo que ya está sufriendo un deterioro importante”, sostuvo.

José Valentín Benítez decidió dar un paso al costado y declinó su candidatura a la Defensoría del Pueblo del Chaco. Lo hizo a través de una carta dirigida al presidente de la Legislatura provincial, Hugo Sager y al titular del bloque del Frente de Todos, Juan Manuel Pedrini. Explicó que lo hizo para evitar que su figura continúe siendo un escollo para la concreción de acuerdos que posibiliten la designación del nuevo Ombudsman provincial, cargo que acéfalo desde hace siete meses.

El exconcejal, exadministrador de la ATP y expresidente del Instituto de Vivienda fue el nombre que se repitió una y otra vez como el candidato del gobierno para ocupar el cargo en la Defensoría del Pueblo del Chaco. Para el propio Benítez, ser el supuesto caballo del comisario fue un peso que lo aplastó.

No sólo en cuanto a la división que se produjo en el bloque oficialista sino también por la catarata de ataques mediáticos que sufrió en este último tiempo, en donde lo acusaban por presuntos hechos de corrupción, por ser una persona de mucha edad y hasta por la supuesta debilidad física que podría tener actualmente tras haber superado un cáncer.

“No sé por qué motivo, me ‘transformé’ en el candidato oficial, y esto, a vistas de lo que ocurre, ha generado una división en nuestro bloque (permítaseme la identificación política) y por otro lado me transformé, esto sin comillas, en el centro de ataques mediáticos, adjudicándome actos de corrupción. Por ser peronista, por ser oficialista, etcétera y ¡hasta por viejo!”, sostuvo en la carta enviada a las autoridades de la Legislatura.

Benítez también cuestionó el planteo que se hizo en el medio de la discusión para renovar la Defensoría del Pueblo sobre la necesidad de que haya una renovación generacional, expresión que claramente lo dejaba afuera de la carrera.

“Por otra parte se introdujo el concepto de ‘renovación generacional’. La renovación únicamente supeditada a una cuestión de edad. Los estudios, la formación la experiencia, la dedicación, la voluntad de servicio, y para hablar en nuestro lenguaje, la militancia, no tienen absolutamente valor en este concepto de renovación”, afirmó.

Finalmente, dejó en claro su decisión de abandonar esta disputa. “No quiero ser una traba para los acuerdos (que exige sabiamente la Constitución) para la designación de la persona que ocupe este tan importante cargo”, dijo.

Fuente: Chaco Día por Día