Los Concejales de la oposición, María Teresa Celada, Carlos Salom, Carla Cantero, Fabricio Bolatti y Alicia Frias, han pedido en dos ocasiones al Presidente del Concejo, la realización de dos sesiones extraordinarias, para tratar la prórroga de la Ordenanza General Tributaria para impedir así aumentos desmedidos y un nuevo Presupuesto General para este 2021.

La respuesta insólita que recibieron, vía correo electrónico de la Secretaria del Concejo, con sello del Presidente, fue la siguiente: “Me dirijo a Ustedes con el objetivo de ratificar que, a través de la Resolución Número 520/20, fue dictada la suspensión de actividades presenciales y términos administrativos en el ámbito del Concejo Municipal, hasta el día 31 de enero de 2021”. A lo que los ediles solicitantes declararon: “esto es una falta de respeto al pueblo que los eligió y un atropello al sentido común, como puede ser que hagan oídos sordos a los reclamos de los vecinos que padecen los aumentos sin lógica de sus impuestos”.

“Además, o no saben, que en ese caso deberían estudiar, o no les importa que dentro de las facultades del órgano legislativo tal como lo establece la Carta Orgánica de la ciudad en el artículo 133 inciso 3, el Presidente puede convocar a sesiones extraordinaria previo al pedido de un tercio de los miembros del Cuerpo, por escrito y con la especificación de los motivos por lo cual se pretende realizar la sesión”.

“La falta de sentido común de nuestros pares nos asusta, los vecinos están casados y los reclamos no son escuchados por todos sus representantes, cualquiera puede ser la emergencia que nos aqueje y ellos no cumplirán con su deber porque están de vacaciones. Hoy amanecimos inundados, el transporte público no funciona y los ciudadanos sufren las consecuencias, pero si fuese por los Concejales del Oficialismo además del agua, los puede tapar la basura o incluso las boletas con montos exorbitantes, que no les va a importar.”

“Estos actos siguen siendo el reflejo de la falta de vocación política que tienen algunos, no les afecta ni un poco las necesidades de la ciudad, solo ocupan lugares ventajosos que responden a intereses propios. Este sigue siendo un capítulo más de una novela que parece nunca acabar, los vecinos necesitan respuestas urgentes no pueden esperar más”. Finalizaron.