Gremios de salud pública vuelven a la carga por la recomposición salarial: “No estamos dispuestos a recibir más excusas que justifiquen el ajuste a los trabajadores”

En un comunicado firmado de manera conjunta entre la Asociación de Profesionales, Técnicos y Auxiliares de Salud Pública del Chaco (APTASCH), representada por su Secretario General Dr. Ricardo Matzkin; y por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE Chaco) representada por Adriana Ramírez (Secretaria Gremial) y Lorena Domínguez (vocal), pertenecientes a Salud Pública de la provincia, se volvió a insistir en el reclamo por recomposición salarial, detallando el preocupante escenario en que se encuentran los trabajadores de salud pública ante la decisión política del Gobierno provincial de realizar un feroz ajuste a sus salarios.

En ese marco, indicaron que “los salarios públicos han perdido un 60% de su valor en los últimos 4 años, e incluso en 2020 en plena pandemia, los trabajadores de la administración pública, y en especial los de la Salud, sufrimos un nuevo golpe a nuestros magros bolsillos con pautas salariales al menos 20 puntos por debajo de la inflación y sumas en negro que afectaron aún más los salarios de los jubilados y retirados, debiendo intentar sobrevivir con sueldos de hambre”.

Agregaron que “el flamante Ministro de Economía provincial, en recientes declaraciones, abre el paraguas ante las negociaciones salariales con un difuso concepto de la pauta que podamos cumplir, a la vez que brinda información falsa al afirmar que el año pasado se produjo una baja de recaudación: la realidad es que los ingresos por coparticipación del Chaco aumentaron un 39,5%, por sobre la inflación del 36,1% en 2020, sin considerar a los recursos extraordinarios por $6.500 millones aportados por la Nación destinados a la atención de la pandemia, que se suman a lo provisto en equipamientos, insumos e infraestructura”.

“Está claro que el gobierno provincial en el 2020 produjo un severo ajuste en los salarios de los trabajadores de la Salud pese a que no hubo merma en los ingresos públicos. Por ende, se trata de una decisión política el no darle el aumento correspondiente al trabajador, y se prefirió destinar el dinero a otros fines que desconocemos”

Desde los gremios representantes de los trabajadores de la salud pública continuaron detallando las cifras que son preocupantes e indignantes. “Los trabajadores de salud, profesionales que estuvieron en sus puestos de trabajo cuando otros sectores con sueldos más importantes estuvieron licenciados gran parte del año, los denominados héroes de la pandemia, trabajadores esenciales pero descartables para el gobernador, recibimos como una afrenta la vergonzosa pauta salarial del 16%. Como consecuencia, el salario de ingreso de un profesional de la salud está hoy en $37.000, muy por debajo de la línea de la pobreza de $54.200 a enero de 2021 para una familia tipo”

“La salud pública se encuentra con cientos de infectados y trabajadores fallecidos; con más de 2.500 trabajadores precarizados con sueldos en su mayoría de alrededor de 16.000$ (que está por debajo de la línea de la indigencia que está en torno a los $22.700); con un sistema al que la pandemia encontró en una profunda crisis y en el que mucha de sus falencias aún no han sido solucionadas, como ser el funcionamiento de la red, déficit de insumos, de equipamiento y de personal; con el recurso humano, que es lo más valioso del sistema, siendo maltratado e ignorado a la vez que esta sobre exigido en sus tareas sin una compensación”.

Con contundencia, expresaron que “este año no estamos dispuestos a recibir excusas ni esperar a la cola de los sectores con privilegios”, y manifestaron que “exigimos como representantes de los trabajadores de la Salud Pública participar en las negociaciones paritarias y reclamamos comenzar ya mismo la recuperación salarial, la regularización de los trabajadores precarizados y la implementación de la Carrera Sanitaria, cuyo decreto reglamentario es una promesa del gobernador Capitanich aún pendiente de su firma”