Desde APTASCH, gremio exclusivo e inclusivo del colectivo de trabajadores de salud pública, nos pronunciamos a favor de la lucha de los trabajadores de salud precarizados, quienes están haciéndole frente a la pandemia bajo un régimen de explotación y negreo. Muchos de ellos, de hace casi 15 años en esa condición.

​Durante todo el 2020 y hasta hoy, siguen bajo esta angustiante situación laboral, a pesar de haber demostrado en esta pandemia cuán esenciales son todos los trabajadores de Salud.

​Hoy nos encontramos librando una enorme lucha por recomposición salarial y pase a planta de trabajadores precarizados, siendo ninguneados, perseguidos y amedrentados en muchos lugares y no solo por el gobierno provincial, sino también por los burócratas sindicales que se alinean a una patronal opresora, a quien no le importa nuestra salud física ni mental, ni las condiciones extremas en que trabajamos en muchos lugares de la provincia.

​El escasísimo personal generó explotación laboral a quienes están trabajando, al punto de negar licencias o francos para poder cubrir la demanda en los servicios más comprometidos por la pandemia. Distribuyeron guardias pagas por doquier, generando inequidades y descontrol, en lugar de darle el merecido aliciente de un salario digno y estable a los que por años vienen sosteniendo el sistema.

​Edificios que se caen a pedazos, inseguridad laboral, falta de insumos, medicamentos y drogas oncológicas y miles de trabajadores aislados y contagiados a pesar de la vacuna, son solo algunas de las postales de la realidad de la salud pública en el Chaco.

​También, el hacinamiento: en muchos servicios: a pesar de que el decreto nacional 241 ratificó las licencias COVID por factores de riesgo, y dicho decreto fue ratificado a nivel provincial, se estableció que todos los trabajadores de riesgo debían volver, en muchos casos, aún sin vacunarse. La infraestructura hospitalaria no está adecuada en muchos lugares para cumplir el tan mencionado distanciamiento, social y obligatorio. Sin importar bajo qué condiciones de bioseguridad lo hagan, el trabajador debe atender. No importa si descansa, si come, si vive o si duerme.

​Los gremios oficialistas cerraron acuerdos de ajuste para el bolsillo de los trabajadores porque tampoco les interesan los trabajadores de salud.

​Hoy, nosotros exigimos pase a planta de los compañeros precarizados, y más aún en este contexto donde quedó demostrado cuánto vale nuestra tarea. Exigimos que los espacios de negociaciones paritarias sean democráticos, transparentes y representativos.

​Exigimos al gobierno provincial se dispongan los recursos para una recomposición salarial para el sector salud, que contemple la inflación del 2020 y del 2021, y el pase a planta de todos los trabajadores precarizados.

​¡Basta de precarización y flexibilización laboral! ¡Basta de negociar nuestra Salud pública!

​SIN TRABAJADORES NO HAY SERVICIO DE SALUD PÚBLICA