Si, basta de ser el blanco de todos los tipos de violencias que pueden existir. Hoy es el Día de la No violencia contra la mujer y por ser una fecha de nivel internacional hay que destacar que como mujeres y disidencias en esta coyuntura de pandemia que nos demostró que todavía hay muchísimo trabajo que hacer en la materia.

En 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas lo instruyó en conmemoración del asesinato de las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal quienes fueron asesinadas bajo el régimen del dictador Trujillo en República Dominicana. “Las Mariposas” como fueron apodadas, luego de este hecho estremecedor dejaron un legado que hoy en día sigue presente, como ellas son muchas las activistas que sufren este tipo de violencias, y sabemos que no hay que ser activista para recibir ese tipo de agresiones, ya que en diferentes ámbitos de la vida nos encontramos con un sin fin de hechos misóginos, machistas y patriarcales que terminan cobrando vidas de muchísimas de nosotras.

En Argentina contamos con herramientas, reglamentaciones, leyes para erradicar todo tipo de violencia hacia las mujeres. Desde la Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales (Ley 26.485), la Ley Micaela (Ley 27.499) y la más reciente ratificación del Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Eliminación de la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo que, contempla cómo estas conductas afectan especialmente a mujeres y disidencias.

Podemos reglamentar y seguir avanzando en políticas públicas para que esto no suceda más pero el cambio realmente se concretaría con un trabajo en conjunto con la sociedad, ya que esto es una cuestión socio cultural.

En pleno confinamiento en lo que va del año aumentaron de manera abismal los casos de violencia doméstica, familiar y esto, se vio en su gran mayoría afectadas mujeres que se encontraban solas, o con niños y niñas, encerradas con su agresor.

De acuerdo al último informe del Observatorio de Femicidios “Adriana Marisel Zambrano”, desde el 20 de marzo hasta el 29 de octubre se registraron 167 femicidios en Argentina, y sólo 1 de cada 8 casos tenía denuncias previas.

Según la OMS la violencia hacia la mujer aumentó un 600% debido a las cuarentenas. ¡No podemos seguir contando mujeres muertas, esto no se puede permitir más! Por eso seguimos trabajando, denunciando y estudiando, para que estos hechos no sigan sucediendo y todo pase a ser datos estadísticos sin tener en cuenta lo que ello implica en nuestra sociedad. No vamos a dejar que este tipo de sucesos nos siga llevando mujeres. Por ello: ni una menos, vivas y libres nos queremos.

Fuente: www.lalupa24.com