La justicia de Rosario obligó a una empresa automotriz a bajar el precio de las cuotas de un plan de autoahorro. La decisión se tomó a partir de la denuncia de un comprador que en menos de tres años sufrió un incremento de la cuota de 5.000 a 25.000 pesos. El juez Néstor García, titular del Juzgado Civil y Comercial N°6, resolvió que el comprador del vehículo deberá abonar $8500 en lugar de 25 mil.

El problema del incremento de las cuotas por la compra de un vehículo trasciende una provincia y se transformó en uno de los tantos desequilibrios a nivel nacional que dejaron las políticas del macrismo. El abogado Alexis Aimar explicó a Página/12 que “la cantidad de afectados por el ajuste inadecuado de las cuotas se ubica ente los 800.000 y 1.000.000 de personas en todo el país”. La cuota promedio, mencionó, se ubica en torno de los 12000 pesos.

“La calculadora te tira error cuando haces las cuentas por lo grandes que son las cifras. La cantidad de plata en juego es muchísima”, dijo el abogado cordobés. Esta provincia tiene cerca del 10 por ciento de los usuarios afectados. “Nosotros representamos directamente a 4000 personas pero indirectamente lo que salga de este juicio impactará en las cuotas de alrededor de 100.000 compradores de autos en todo Córdoba”. Las marcas denunciadas por abuso en el precio de las cuotas son Volkswagen, Chevrolet, Renault (a través Plan Rombo), Ford (a través de Plan Ovalo), Citroën, Toyota y Fiat.

El caso de la justicia de Rosario es otro antecedente que se suma a los de Córdoba y a otros juicios iniciados en Mendoza. En esta última provincia pusieron en marcha una acción colectiva para lograr bajar las cuotas. El problema es que las financieras de las automotrices empezaron a ajustar el pago mensual de los clientes que compraron un auto en función del precio de lista del vehículo. A partir de la devaluación y la inflación de los últimos años esto elevo en forma significativa el valor de la cuota. Se suma a este efecto que los compradores no accedieron al auto al precio de lista sino con descuentos de hasta 50 por ciento.

El cliente de Rosario que recibió el visto bueno de la justicia había comprado en 2017 una camioneta Amarok en un plan autoahorro de Volskwagen. En ese momento la cuota tenía un costo de 5000 pesos mensuales. En diciembre de 2018 pagaba 8500 pesos. A partir de octubre pasado el cliente comenzó a pagar cinco veces más (25.000 pesos). La empresa alegó que la suba en el precio de la cuota del plan se debió las devaluaciones padecidas a nivel nacional, que impactaron en el valor del vehículo, pero Adrián Horvat, abogado del denunciante, sostuvo que la firma violó la Ley de Defensa del Consumidor y el Código Civil, al “no aplicar la teoría del esfuerzo compartido ante circunstancias extraordinarias”.

fuente: Chaco Día por Día